Berlusconi promete dimitir
El primer ministro italiano Silvio Berlusconi sale de la reunión mantenida con el presidente de la República, Giorgio Napolitano. Claudio Peri / EFE

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, pondrá su cargo a disposición del presidente de la República de Italia, Giorgio Napolitano, una vez que se aprueben las primeras reformas económicas exigidas por la Unión Europea (UE).

Esta decisión, que no excluye la posibilidad de que se le volviera a encargar la formación de un nuevo Gobierno, se recoge en un comunicado de la Presidencia de la República italiana, en el que se informa del contenido de la reunión celebrada este martes entre Napolitano y Berlusconi, después de que el primer ministro perdiera la mayoría absoluta en una votación en el Cámara de Diputados.

Una vez cumplido ese trámite, el presidente del Gobierno pondrá su cargo a disposición del jefe del Estado Según el comunicado, Berlusconi ha expresado una "gran preocupación por la urgente necesidad de dar respuestas puntuales a las expectativas de los socios europeos con la aprobación de los presupuestos de 2012, oportunamente enmendados siguiendo la contribución más reciente con observaciones y propuestas de la Comisión Europea".

"Una vez cumplido ese trámite, el presidente del Gobierno pondrá su cargo a disposición del jefe del Estado, que procederá a las consultas habituales (para formar un nuevo Gobierno) dando máxima atención a las posiciones y propuestas de cada fuerza política, ya sea de la mayoría parlamentaria que salió de las elecciones de 2008 como de la oposición", añade.

El Ejecutivo de Berlusconi tiene por delante la ratificación en el Parlamento de una enmienda a los presupuestos de 2012 que hace una semana aprobó el Consejo de Ministros. En esa "maxienmienda", cuyo contenido específico aún se desconoce, figuran las primeras exigencias hechas por la UE a Berlusconi para garantizar la estabilidad financiera del país, que tiene una deuda pública del 120 % de su PIB.

Está previsto que este miércoles el Ejecutivo presente en el Senado la "maxienmienda" a los presupuestos de 2012, que, siguiendo su curso habitual, pueden ser votados por el pleno de la Cámara alta ya la próxima semana.

Posteriormente, los presupuestos deberán pasar por la Cámara de los Diputados (baja) para su aprobación definitiva, que el primer ministro había calculado que se produciría con un procedimiento habitual a mediados de diciembre.

Napolitano no descarta convocar elecciones anticipadas En la nota, la Presidencia de la República explica que Berlusconi es consciente de las "implicaciones" del resultado del voto de este martes en la Cámara baja, donde consiguió aprobar las cuentas del Estado de 2010 con 308 votos a su favor (hubo 321 diputados que no participaron en la votación), gracias a que la oposición decidió no votar.

Una vez que el primer ministro ponga su cargo a disposición de Napolitano se abre el periodo de crisis de Gobierno y el presidente de la República comenzará las consultas para ver si se puede formar un nuevo Ejecutivo, con o sin Berlusconi, y, en el caso contrario, convocar elecciones anticipadas. Esta idea también fue defendida por el propio Berlusconi quien solo "ve posible las elecciones anticipadas", pero ello "deberá decidirlo el Jefe del Estado".

El primer ministro hizo estas declaraciones a la televisión italiana Tg5 a su regreso del encuentro con el presidente, Giorgio Napolitano. "Es necesario hacer el país, es necesario dar una respuesta a Europa y a los mercados", dijo el primer ministro y precisó que piensa en elecciones anticipadas antes que en un gobierno técnico o formado por los actuales grupos de la oposición. "Detrás de mi solo veo el voto", aseveró.

Berlusconi: "Presentaré mi dimisión"

"Después de aprobar la Ley de Estabilidad (ley de presupuestos) presentaré mi dimisión, de manera que el jefe del Estado pueda abrir las consultas y decidir sobre el futuro. No me corresponde a mi decidir qué tendrá que ocurrir, pero yo sólo veo la posibilidad de comicios anticipados porque en este momento el Parlamento está paralizado".

Tenemos que demostrar a los mercados que vamos en serio Berlusconi reconoció que el Gobierno no cuenta más con mayoría: "Por tanto, con realismo, tenemos que tomar nota de esa situación y preocuparnos por lo que ocurre en Italia y por lo que está sucediendo en los mercados".

"Tenemos que preocuparnos de lo que sucede en los mercados financieros, que no creen que Italia sea capaz de aprobar las medidas que la UE nos ha pedido. Creo que esta es la primera cosa que nos tiene que preocupar. Tenemos que demostrar a los mercados que vamos en serio, la cosa más importante es el bien del país", agregó.

La maxienmienda a Ley de Estabilidad, que contiene algunas de las medidas económicas exigidas por la UE para superar la crisis financiera italiana, será presentada mañana por el Gobierno en el Senado y las votaciones se llevarán a cabo la semana próxima, según afirmó el relator de este decreto-ley, Massimo Garavaglia, de la Liga Norte.

Garavaglia aseguró que el Senado aprobará la maxienmienda antes del 18 de noviembre, para que pase después a la Cámara de Diputados. Según Garavaglia, los presupuestos con la maxienmienda podrán estar aprobados a finales de noviembre, tras lo cual Berlusconi presentaría su dimisión al jefe del Estado, lo que no excluye la posibilidad de que se le vuelva a encargar la formación de un nuevo Gobierno.