Joan Coscubiela, candidato de ICV-EUiA al Congreso de los Diputados.
Joan Coscubiela, candidato de ICV-EUiA al Congreso de los Diputados Miquel Taverna

Tras una larga etapa como dirigente sindical, Joan Coscubiela abre ahora una nueva fase al frente de ICV-EUiA. Con un discurso muy cercano al de los indignados, se reivindica como un político diferente a Rajoy o Rubalcaba. "Voy en metro y hago cola en el ambulatorio", sentencia. Las encuestas parecen confirmar que Coscubiela ha sido una buena elección.

Es la primera vez que se presenta, ¿ayuda a renovar la imagen de ICV o es un obstáculo porque no lo conocen lo suficiente?
Ni una cosa ni otra, el proyecto de ICV es muy sólido e identifica cuáles son los conflictos sociales que existen a día de hoy: conflictos por la distribución de la riqueza, por la sostenibilidad y en Cataluña el conflicto nacional. Mi presentación da imagen a esto. Espero que beneficie.

Voy en metro y hago cola en el ambulatorio¿Qué resultado espera obtener?
Depende de la participación. Nuestro objetivo es mejorar los resultados de las anteriores elecciones y la única forma de hacerlo es que nadie de izquierdas se quede en casa el 20 de noviembre.

Veo que teme una abstención que perjudique a la izquierda.
La crisis está generando mucha indignación, cabreo, escepticismo y si además desde el poder se utiliza el miedo y el sentimiento de culpabilidad de la ciudadanía a la que se hace responsable de este desastre, es lógico que haya gente que piense que lo mejor es pasar. Si la gente que va en metro de 6.00 a 8.00 horas pasa de las elecciones, continuarán gobernando los tres lobbies que mandan en este país: el energético, el financiero y el de las constructoras.

Los indignados engloban también dentro de estos lobbies a los políticos. ¿La clase política ha estado a la altura frente a esta crisis?
No se puede meter a todos los políticos en el mismo saco.

Es lógico que haya gente que piense que lo mejor es pasar¿ICV ha intentado capitalizar el voto de los indignados?
No. No queremos ni representar a ningún movimiento social ni capitalizar nada. Nos sentimos identificados con sus planteamientos; no ahora, desde siempre. Intentaremos llevar estos planteamientos a las instituciones..., si se mantiene la movilización en la calle. Pedimos a la gente no solo que vaya a votar el 20-N, sino que mantenga sus movilizaciones.

Parece que los políticos están muy alejados de la calle. ¿Las movilizaciones sirven todavía?
No me siento identificado con el concepto de político que piensa que la democracia se ejerce un día cada cuatro años, que es representativa y no participativa. Me he pasado la vida movilizándome.

Usted era dirigente sindical. Se les ha echado en cara que salieran tarde a la calle, solo cuando congelaron el sueldo a los funcionarios...
No lo creo. No me corresponde a mí defender la actuación de los sindicatos, pero mucho antes de mayo del año pasado hubo acciones muy importantes. En sindicalismo, como en la vida, debes dosificar las fuerzas. Debes hacerlo en función del apoyo de la gente, y en estos momentos la gente está en una posición de escepticismo y, lo que es peor, de miedo.

Si la gente que va en metro de 6.00 a 8.00 horas pasa de las elecciones, continuarán gobernando los lobbiesEl discurso de ICV-EUiA contra los recortes de la Generalitat está siendo muy duro. ¿Cree que es legítimo cuando ICV formaba parte de un Gobierno que dejó un agujero de más de 8.000 millones de euros?
El agujero de 8.000 millones es una mentira repetida muchas veces que pretende convertirse en realidad. No lo dejó el tripartito, el déficit es consecuencia de la reducción de ingresos fiscales por la crisis, del modelo de fiscalidad basado en la especulación y de medidas fiscales adoptadas por PP, PSOE y CiU.

Las medidas aplicadas para evitar el rescate de Europa, ¿las considera válidas procediendo de un Gobierno de izquierdas?
Se están aplicando medidas para salvar a los bancos y mantener los beneficios de sus accionistas, sin haber exigido que el sistema financiero facilite el crédito a las pymes y a las familias. Se ha dado un cheque en blanco al sistema financiero con recursos públicos y sin exigir nada a cambio.

¿Teme un rescate de España?
No. Lo que temo es que los recursos los utilicen para rescatar a los bancos y no a las familias.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.