Boda musulmana
Una boda musulmana entre un hombre de 40 años y una niña de 11, en una imagen de archivo. ARCHIVO

"Fui a Gaziantep (ciudad del sureste de Turquía) como novia cuando tenía 10 años. Mientras iba a comprar el pan, unos niños corrían detrás de mi gritando 'niña-novia'. Mi suegra me pegaba. No me daba pan. Un día, cuando ella estaba haciendo pan, me apuñaló, se fue, y me dejó allí encerrada".

Este fenómeno sume a las menores en una vida muchas veces marcada por palizas, violaciones y trabajos forzados Testimonios como este ponen voz a las frías estadísticas de un reciente estudio sobre los matrimonios de menores en Turquía, que suponen el 28,2% de todos los enlaces. Esa conclusión es el resultado de un análisis realizado por la asociación de mujeres 'Flying Broom', en 54 provincias del país eurasiático según datos de 2008.

Un fenómeno que no solo roba la infancia a miles de niñas, sino que las sume en una vida muchas veces marcada por las palizas, violaciones y trabajos forzados.

Según Sevna Somuncuoglu, coordinadora de ese colectivo, este estudio muestra que esa costumbre no solo no ha desaparecido sino que "es incluso más común en las grandes ciudades", según ha publicado el diario Cumhuriyet.

Tanto que hasta el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, casó a su hijo en 2003 con Reyyan Uzuner, cuando esta tenía 17 años, después de obtener una orden judicial.

El estudio sobre las niñas-novias, que fue presentado la semana pasada en el Parlamento, revela que una de cada cinco niñas de la comunidad gitana que vive al noroeste de Estambul (aproximadamente 1,5 millones de personas) se casa cuando cumple los 15 años.

Vidas robadas

El psiquiatra Selcuk Candansayar, de la Facultad de Medicina en la Universidad Gazi, explicó que estos matrimonios van acompañados de violencia, violaciones, incesto y problemas mentales, y que los bebés nacidos de este tipo de relaciones tienen tasas más altas de mortalidad antes de cumplir el primer año de vida.

"Les roban la vida a las niñas-novias. No pueden hacer realidad ninguno de sus sueños, ni siquiera pueden soñar. Se las llevan de las escuelas y se convierten en mano de obra o incluso en esclavas de la familia del marido. Todo esto conlleva problemas mentales muy serios", declaró Candansayar.

Somuncuoglu aseguró que, a menudo, las niñas-novias son también víctimas de otras tragedias, como el incesto.

Matrimonios con menores, por regiones

Si el porcentaje medio de matrimonios con menores es del 28,2% en Turquía, este se dispara al 50% en algunas regiones del sureste del país, como Diyarbakir. En el año 2010 en Sanliurfa, una ciudad del sureste, de los 21.091 partos que se registraron, 712 eran de madres adolescentes.

El estudio estima que el número de niñas-novias en Turquía, según datos de 2008, era de 181.036, de ellas 24.934 en Estambul.

Por países

Según varios estudios, en todo el mundo existen 10 millones de niñas que contraen matrimonio cada año, lo que supone que cada tres segundos se casa una menor. La tasa de matrimonios forzados y prematuros es también alta en centroeuropa y Europa del este.

Georgia y Turquía lideran la lista europea, aunque también países como Francia y Reino Unido tienen porcentajes de hasta el 10% de menores que se casan antes de cumplir los 18, según un informe publicado en el diario The Guardian.

La profesora de Sociología Yildiz Ecevit, que presentó el estudio ante el Parlamento, declaró que la cifra del 28,2% se extrajo de la unidad de estudios demográficos en la Universidad Hacettepe, que estudia las prácticas matrimoniales en el país.

Causa de enlaces prematuros

Ecevit subrayó el papel de las tradiciones y los factores socio-económicos como causa de los matrimonios prematuros forzados e hizo hincapié en el peso que tienen en el honor y la virginidad.

Cuando las menores se casan, la familia del marido las utiliza como mano de obra barata o no remunerada Ellas son quienes deben protegerlos para preservar la reputación de su familia. Además, cuando se casan, la familia del marido las utiliza como mano de obra barata o no remunerada.

"Sin embargo, no estoy a favor de imponer medidas legales para retrasar la edad para poder casarse a los 18 años. Esto conllevaría muchos otros problemas. El número de matrimonios prematuros, que mayoritariamente se celebran en forma de 'Imam Nikahi' (matrimonio religioso), seguirá aumentando", declaró Ecevit.

"Cuando tenía 13 años me casaron con un hombre de 30. Nunca lo había visto. Nos casaron solamente porque era el hijo de un amigo de mi padre. Cuando lo vi, pensé que podría ser mi padre. No podía acercarme a él. Por las noches estaba muy asustada", declaró una de las entrevistadas para realizar el estudio.