Yorgos Papandreu
El primer ministro de Grecia, Yorgos Papandreu. Pantelis Saitas / EFE

Marcha atrás tras las presiones de los líderes europeos. El primer ministro griego, Yorgos Papandreu, ha decidido retirar la propuesta de celebrar un referéndum sobre el plan de ayuda internacional después de que la oposición anunciase su intención de apoyar en el Parlamento griego el acuerdo de la eurozona. Papandreu ha calificado de "magnífica" la postura de apoyo manifestada por el principal partido opositor, el conservador Nueva Democracia. "Incluso si no vamos a un referéndum, que nunca era un fin en sí mismo, saludo la posición de la oposición conservadora que está dispuesta a ratificar en el Parlamento el acuerdo de la cumbre de Bruselas", señalaba un comunicado de la oficina de Papandreu. Poco después, el ministro de Finanzas griego, Evángelos Venizelos, anunció en nombre del Gobierno que no se celebrará el citado referéndum. Este viernes, Papandreu se somete a un crucial voto de confianza.

    Además, el primer ministro griego ha ordenado a dos altos cargos de su partido PASOK discutir la propuesta del líder de la oposición de formar un gobierno interino que lleve al país a elecciones anticipadas.

    En su discurso ante su gabinete este jueves, Papandreu ha elogiado el respaldo que Nueva Democracia al plan de rescate planteado por la UE. En este sentido, decía que si la oposición aceptaba respaldar el acuerdo en el Parlamento, no se celebrará el criticado referéndum. "Estaré contento incluso si no vamos a un referéndum, que nunca ha sido un fin en sí mismo. Estoy contento de que toda esta discusión haya llevado al menos a mucha gente a entrar en razón", ha señalado.

    El referéndum nunca ha sido un fin en sí mismo "Hablaré con (el líder de Nueva Democracia Antonis) Samaras lo antes posible para que examinemos los próximos pasos sobre la base de un consenso más amplio", ha añadido Papandreu, asegurando que la pertenencia de Grecia al euro no se cuestiona y advirtiendo de que acudir de forma inmediata a las urnas supondría un gran riesgo de bancarrota para el país. "No pueden esperar que este gobierno vaya a renunciar o ¿acaso hay otro gobierno esperando?", dijo sobre la necesidad de negociar. "Estoy dispuesto a negociar con la oposición pero no que me obliguen a dimitir", dijo con contundencia.

    "El Gobierno anuncia de forma oficial que no avanzará hacia un referéndum", dijo posteriormente Evángelos Venizelos en una intervención ante el grupo parlamentario socialista trasmitido por la televisión nacional. El titular heleno de Finanzas, que hasta ahora había mantenido diferencias sobre la conveniencia de convocar este plebiscito con Papandreu, subrayó que "es positivo enviar un mensaje a los socios (comunitarios) de que no se celebrará un referéndum".

    El líder de Nueva Democracia había pedido previamente la formación de un Gobierno de transición de seis semanas que lleve al país a la celebración de elecciones anticipadas y que el actual Parlamento ratifique el paquete de rescate acordado por la UE la semana pasada. "Pido la dimisión de Papandreu, la formación de un gobierno de transición temporal con un mandato exclusivo para celebrar inmediatamente elecciones y la ratificación del plan de rescate por el actual Parlamento", había declarado Samaras, que llamó a Papandreu "mentiroso" y "chantajista".

    La salida del euro está sobre la mesa El líder opositor ha subrayado que es vital que el sexto tramo del paquete de rescate sea desbloqueado lo antes posible y antes de que se celebren las elecciones anticipadas. Este miércoles por la noche, la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) habían decidido congelar la ayuda urgente de 8.000 millones de euros por culpa del referéndum.

    Papandréu advirtió de que adelantar las elecciones sería "una catástrofe" para Grecia, ya que no se puede descartar que el país "llegue a los comicios en quiebra". Por eso, instó a sus parlamentarios a votar este viernes a favor del Gobierno en la moción de confianza. "Quiero ser franco con ustedes. Si no cumplimos con nuestras obligaciones, la salida del euro está sobre la mesa", advirtió en tono dramático. El gobernante Pasok cuenta con una estrecha mayoría de 152 votos entre los 300 escaños del Parlamento, aunque varios de sus diputados han amenazado con no apoyar a Papandreu en la votación.

    Críticas en el partido de Papandreu

    El ministro de Sanidad, Andreas Loverdos, un histórico e influyente representante del PASOK, había sugerido con anterioridad a Papandreu que dimita si no está seguro si obtendrá este viernes el apoyo de su grupo parlamentario en una moción de confianza, según informó el canal ateniense MEGA, que cita fuentes del consejo de ministros.

    Por otra parte, el ministro de Transporte, Yannis Ragussis, apuntó este jueves a un gobierno de unidad nacional como solución a la actual crisis institucional. En declaraciones a la prensa en el Parlamento de Atenas, el ministro dijo que "hasta ahora el sistema político (del país) funcionaba subrayando las diferencias entre partidos", dando a entender que la solución pasa por un pacto entre las formaciones presentes en la Cámara.

    En ese sentido, otras fuentes del PASOK confirmaron en Atenas que 100 de los 151 diputados socialistas han presentado a Papandreu una propuesta para iniciar un proceso hacia un Gobierno de unidad nacional, que apruebe el plan de rescate internacional sin la necesidad de una consulta popular.