> Condenados a 116 años de prisión dos venezolanos que secuestraron torturaron y asesinaron a una pareja británica en 2002

Condenados a 116 años de prisión dos venezolanos que secuestraron torturaron y asesinaron a una pareja británica en 2002

Dos venezolanos han sido condenados a 116 años de prisión por el secuestro, tortura y asesinato de una pareja del norte de Gales en su casa de campo española, según ja informado la BBC. Los cuerpos de Anthony y Linda O'Malley, de Llangollen, pero originarios de Liverpool, fueron encontrados en el sótano de una vivienda en Alcoy (Alicante) en 2002.

Los venezolanos Jorge Real Sierra y Juan Antonio Velásquez González fueron declarados culpables del asesinato por jueces españoles.

Real fue condenado a 62 años y Velázquez a 54 y seis meses.

Un especialista aseguró a los jueces que O'Malley, de 42 años, había muerto por asfixia, mientras que su esposa, de 56, había sufrido un ataque al corazón como consecuencia del estrés.

En busca de tranquilidad

La pareja dejó su casa en agosto de 2002 para buscar un retiro en la Costa Blanca.

Pero un mes después desaparecieron.

Seis meses más tarde, la policía descubrió sus cuerpos sepultados en el sótano de una villa en la localidad alicantina de Alcoy.

El juicio de los venezolanos tuvo lugar en Alicante, y corrió a cargo de un tribunal compuesto por tres jueces, y sin jurado.

Los jueces escucharon como los acusados se habían hecho pasar por propietarios de la villa, cuando ellos solamente la habían alquilado.

Móvil económico

Real, de 56 años, y su cuñado Velázquez, de 40, engañaron a la pareja para que salieran de su propiedad, y entonces les ataron y amordazaron.

Más tarde, les encadenaron en el sótano.

Ellos, aparentemente, visionaron a sus víctimas mediante una webcam.

Los jueces escucharon que O'Malley fue regularmente forzado a golpe de pistola para que retirara grandes sumas de dinero de una cuenta bancaria que la pareja tenía abierta en Benidorm, como parte de su búsqueda de un hogar retirado.

Intentando sacar dinero

Finalmente, él y su esposa fueron asesinados después de que los secuestradores considerasen un problema mantenerlos.

El señor O'Malley había muerto por asfixia. Tenía lesiones en su cuello, y había sido amordazado.

Una bolsa de plástico cubría su cabeza y sus manos y pies fueron atados.

Por el contrario, el cuerpo de la señora O'Malley no mostraba signos de asfixia. Un patólogo dijo al tribunal que ella había muerto de un infarto por el estrés de su situación.

Sus asesinos fueron capturados cuando Real intentaba sacar miles de euros.

Real, quien reconoció que era un secuestrador, dijo que quería 11.600 euros  para liberar a sus rehenes. Sin embargo, los rehenes ya habían sido asesinados cinco años antes.

    NOTICIAS RELACIONADAS

Comunidad Valenciana

Mostrar comentarios

Códigos Descuento