El Ayuntamiento cede parcialmente a las protestas y retira las plazas azules de cuatro cascos históricos

La medida, tomada de manera unilateral, afectará sólo a los cascos históricos de Fuencarral, Hortaleza, Carabanchel Alto y Carabanchel Bajo.Este anuncio ha sido calificado por los vecinos de "positivo, pero insuficiente", ya que sólo afecta a una parte de los distritos afectados por la ampliación del SER.
Los vecinos de Fuencarral ya pintaron sus plazas antes de rosa (fotos: Jorge París).
Los vecinos de Fuencarral ya pintaron sus plazas antes de rosa (fotos: Jorge París).
Jorge París

"No es una cesión, sino que mejora el desarrollo del sistema", ha dicho el propio alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, al anunciar la decisión de su equipo de Gobierno.

La medida se hará efectiva en el plazo de una semana y afectará a un total de 993 plazas azules, que representan el 30% de las existentes en esas zonas.

De esta manera, serán repintadas de color blanco y quedarán establecidas como zonas de libre aparcamiento 336 plazas en Fuencarral, 234 en Carabanchel Bajo, 233 en Carabanchel Alto y 190 en Hortaleza.

Por otro lado, el alcalde matizó que cualquier ampliación futura de los parquímetros se hará en base a una solicitud previa de los propios vecinos, que el Ayuntamiento estudiará y si lo considera oportuno y viable aplicará de acuerdo con los propios afectados.

Actuación unilateral

Ruiz-Gallardón ha indicado que lo que hace el Ayuntamiento es aplicar "unilateralmente" una propuesta que hizo a los vecinos el pasado martes, aunque las asociaciones ya dijeron que era "insuficiente".

En su opinión "es lo mejor para los vecinos"y su aplicación no debe verse condicionada a la consecución de un acuerdo más amplio que, por otra parte, no renuncia a alcanzar.

En este sentido, Ruiz-Gallardón manifestó -en declaraciones recogidas por Efe- que tiene "la esperanza" de que los propios vecinos acaben convencidos "de la bondad de este sistema".

¿El final de la guerra antiparquímetros?

La decisión del Ayuntamiento supone una cesión ante las presiones de los vecinos, pero está lejos de significar el final de las movilizaciones, puesto que los vecinos residentes tendrán que seguir pagando por aparcar en las zonas verdes (que son mayoría en las calles de Fuencarral, Carabanchel Alto y Hortaleza).

Además, las plazas azules que no estén ubicadas en los cascos históricos de estos distritos se mantendrán.

Es una medida positiva, pero insuficiente

"Es una medida positiva, pero insuficiente", ha explicado a 20minutos.es la portavoz de la Asociación de Vecinos La Flor y una de las coordinadoras de las acciones de protesta en el distrito de Fuencarral, Carmen Espinar.

De la misma manera se han expresado los vecinos de Hortaleza y Carabanchel, quienes ven la medida con buenos ojos, "siempre y cuando signifique el comienzo de la retirada total de los parquímetros", ha indicado José Luis Manzanares, presidente de la asociación Unión de Hortaleza.

La solución: que se extienda la medida

A pesar se sus reticencias ante las intenciones del Ayuntamiento, los vecinos sí que quieren que la medida se amplíe a todos los distritos afectados, es decir, que se supriman completamente las plazas azules de Fuencarral, Carabanchel y Hortaleza.

"Lo veríamos casi como un triunfo", ha explicado Carmen Espinar "y supongo que podríamos aceptarlo".

Gallardón, de momento, se niega, porque el Ayuntamiento -dice- ha comprobado que los visitantes "no tienen problemas de aparcamiento" porque existen suficientes plazas.

Tal vez el tiempo le haga cambiar de opinión. O quizás las protestas vecinales. El sábado, los vecinos están convocados a otra: será el sábado, a las 20.00 en Callao.

ENLACES RELACIONADOS:

Mostrar comentarios

Códigos Descuento