Silvio Berlusconi
El primer ministro, Silvio Berlusconi. Remo Casilli / REUTERS

El Gobierno italiano ha aprobado este miércoles algunas de las reformas económicas que el primer ministro, Silvio Berlusconi, se comprometió a adoptar ante sus socios comunitarios la semana pasada ante las exigencias de la Unión Europea (UE) para garantizar su estabilidad financiera.

En un Consejo de Ministros extraordinario el Ejecutivo aprobó estas medidas en la forma de una "maxienmienda" al proyecto de ley de presupuestos para el año que viene, reformas con las que Berlusconi pretende acudir a la cumbre del G-20 que comienza este jueves en Cannes (Francia).

En un escueto comunicado difundido al término de una reunión de unas dos horas, la Presidencia del Gobierno se limitó a informar de la aprobación de la "maxienmienda" y a indicar que en ella se recogen "en el plano normativo los compromisos asumidos por el presidente Berlusconi" en la carta que presentó ante sus socios comunitarios en el último Consejo Europeo de Bruselas. Entre las medidas de las que los medios de comunicación, citando fuentes gubernamentales, hablaban para una posible aprobación este miércoles figuraba la privatización de algunas empresas públicas locales, así como la venta de parte del patrimonio inmobiliario del Estado.

En un primer momento el Gobierno barajaba la posibilidad de aprobar esas medidas más urgentes en la forma de un decreto ley que entrara en vigor inmediatamente tras la firma del presidente de la República, Giorgio Napolitano, antes de ser convalidado después por el Parlamento. Pero fuentes del partido de Berlusconi, el Pueblo de la Libertad (PDL), explicaron que Napolitano había expresado reparos a la aprobación de un decreto ley con reformas que pudieran afectar a los derechos sociales, por lo que cobró peso la aprobación de una "maxienmienda" a una ley ya en tramitación parlamentaria.

La medidas deberían estar aprobadas definitivamente en diciembre Entre los puntos a los que más se ha opuesto Napolitano para que figuraran en un decreto ley es la polémica reforma laboral anunciada por el Ejecutivo, que los sindicatos prevén que sea una forma de "despido fácil" y que finalmente este miércoles no fue aprobada en Consejo de Ministros, según fuentes gubernamentales.

El proyecto de ley de presupuestos para el año que viene se tramita actualmente en el Senado y está previsto que se apruebe allí entre el 15 y el 18 de noviembre próximos para después pasar a la Cámara de los Diputados (Baja). Con una tramitación parlamentaria normal, esta ley de presupuestos, con la "maxienmienda" incluida, debería estar aprobada definitivamente a mediados de diciembre. El ministro de Transportes e Infraestructuras, Altero Matteoli, explicó que, tras la aprobación de la "maxienmienda", el Ejecutivo tiene previsto abordar un nuevo decreto y un proyecto de ley con más reformas económicas en las próximas semanas.