> El Gargantúa no tiene permisos, y ya no se podrá tragar a los niños

El Gargantúa no tiene permisos, y ya no se podrá tragar a los niños

La plataforma donde se transporta es más grande de lo permitido. No irá a los barrios y quizá tampoco a Aste Nagusia.
El Gargantúa, guardado en los pabellones municipales de Elorrieta.
El Gargantúa, guardado en los pabellones municipales de Elorrieta.
Foto
No es para nada descabellado afirmar que el Gargantúa se ha tragado a todos los niños de Bilbao. Pero, después de 153 años de historia, este enorme gordinflón, personaje popular donde los haya en las fiestas de Bilbao, podría dejar de asustar de por vida a las siguientes generaciones de niños. De ahora en adelante, el Gargantúa no se podrá mover de su actual casa, unos pabellones que el Ayuntamiento de Bilbao tiene en Elorrieta.

El Departamento de Industria vasco lo ha declarado ilegal. O, mejor dicho, ha declarado ilícita su movilidad debido a la falta de permisos y de una póliza de seguros. «Los técnicos del Ayuntamiento de Bilbao nos han explicado que las medidas de la plataforma donde se transporta no se ajustan a la legalidad y, por eso, Industria ha denegado los permisos», ha explicado a 20 minutos Sergio Regueiro, miembro de Auzotarrok, la coordinadora de comisiones de fiestas.

No irá de fiesta en fiesta

Ello impedirá que el mítico personaje de cartón piedra se pueda trasladar de fiesta en fiesta. El Gobierno vasco ha tomado esta decisión después de que varias empresas de transportes con grúa se negaran trasladar al Gargatúa por las calles de Bilbao. Y su aparición en la Aste Nagusia también está en el aire. «Si está prohibido moverlo, se supone que también lo estará para la Aste Nagusia», se quejan los miembros de la plataforma festiva.

En 2005, el Gargantúa visitó las fiestas de los barrios de bilbao –estuvo en ocho–, además de la plaza del Teatro Arriaga durante la Semana Grande, al igual que lo ha hecho desde 1853. El centenario personaje, que aparece sentado sobre su poltrona con una descomunal boca abierta, salió por primera vez en 1853 por iniciativa de varios bilbaínos, asiduos a ‘la pastelería del suizo’. Trataban de realzar las tradicionales fiestas de agosto, según explica la enciclopedia de temas vascos Auñamendi.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento