La transcontinental sahariana llena de polvo el aire que respiramos

Desde que saltó a principios de semana, la corriente trae vientos muy calientes del sur cargados de arena del desierto.
Muchos sevillanos buscaron el cobijo de un árbol y un helado.
Muchos sevillanos buscaron el cobijo de un árbol y un helado.
V. V.
Ayer, los sevillanos nos levantamos tras pasar la primera noche del año con temperaturas no idóneas para el sueño, con mínimas superiores a los 20 grados centígrados.

Una temperatura que se alcanzó ya bien entrada la madrugada y que dejó a muchos con menos horas de sueño de las esperadas. Y desde ahí, el mercurio no paró de subir a lo largo de toda la mañana, hasta alcanzar una máxima, medida por el Instituto Nacional de Meteorología, de más de 38 grados a la sombra, temperatura que disparó los termómetros callejeros de la ciudad por encima de los 40 grados.

¿Por qué tanto calor? Por los vientos del sur dominantes estos últimos días. Desde principios de semana, cuando saltó la denominada corriente transcontinental sahariana. No sólo nos trae aire muy caliente, sino que viene llena de partículas en suspensión, que no son otra cosa que polvo del desierto.

Como consecuencia, la calidad del aire que respiramos es muy mala. Según las mediciones de la Red de Vigilancia y Control de la Calidad del Aire de Andalucía es especialmente así, no sólo en las zonas con mayores densidades de tráfico (la capital o Alcalá de Guadaíra), sino también en zonas como la Sierra Norte.

Afortunadamente, la previsión es que a partir de hoy cambien los vientos y las temperaturas vayan descendiendo hasta colocarse entre 10 y 15 grados por debajo de las actuales para la semana que viene.

Puesta a punto del aire en el bus

Los casi 300 autobuses de las líneas de Tussam están poniendo ya a punto su aire acondicionado. Desde la semana de feria, algunos conductores ya lo pusieron en marcha. Pero han sido en estas semanas cuando los talleres han comenzado fuerte a revisar, limpiar y cargar los sistemas de refrigeración para que comiencen a funcionar. De hecho, en los últimos días, muchos conductores los han utilizado en los momentos en los que más bochorno se sentía en el interior del autobús, algo que está sirviendo para detectar y reparar con algo de tiempo posibles problemas antes de que llegue en su plenitud el sofocante calor.

Aquí te pillo

Ayer miércoles, en el centro

Ana María Ramos 22 años. Parada

«Ya he sacado toda la ropa de verano. Hace un calor agobiante, no se puede soportar. Es demasiado pronto para estas temperaturas. En casa duermo con el pijama de verano y voy descalza. De día, llevo chanclas. Aún no he ido a la playa. Estoy deseando que abran ya las piscinas».

Fátima Rodríguez 24 años. estudiante

«El calor lo llevo muy mal. Con estos termómetros lo paso fatal, muy mal. Es demasiado pronto para que haga tanto calor. El mejor remedio, el mejor consejo para los meses de calor, es ducharse con agua muy fría cada dos por tres. El martes, a la una de la madrugada, no corría ni una gota de aire».

José Carmona 22 años. Informático

«Para a calor, el de Écija. Soy de Écija, así que para calor, el de allí, la llamada Sartén de Andalucía. El calor de Sevilla es más pegajoso, sobre todo por la humedad. El de aquí lo aguanto peor. El de mi pueblo es más seco, lo llegas a sentir hasta en los ojos. Es algo increíble».

Sara neva 21 años. Fotógrafa

«Es horrible. No se puede caminar. El problema es el calor y también todo lo que éste trae, además de los distintos bichos y del polvo. Todo eso hace que sea más complicado soportar las altas temperaturas. Si ahora estamos así, ¿qué tendremos en los próximos meses? A este paso creo que iremos con cubitos de hielo por la calle para poder refrescarnos».

Mostrar comentarios

Códigos Descuento