Unas 140 personas están dentro del sistema de control telemático del CIS

Una media de 140 personas, dependientes del Centro de Inserción Social (CIS) de Málaga 'Evaristo Martín Nieto', se encuentra dentro del sistema de control telemático, que les permite cumplir condena en el ámbito familiar. Esta cifra supone que "somos los primeros de Andalucía", según ha indicado el director del centro, Juan Antonio Matamoros.
El Director Del CIS De Málaga, Juan Antonio Matamoros
El Director Del CIS De Málaga, Juan Antonio Matamoros
EUROPA PRESS

Una media de 140 personas, dependientes del Centro de Inserción Social (CIS) de Málaga 'Evaristo Martín Nieto', se encuentra dentro del sistema de control telemático, que les permite cumplir condena en el ámbito familiar. Esta cifra supone que "somos los primeros de Andalucía", según ha indicado el director del centro, Juan Antonio Matamoros.

Para Matamoros, este sistema es "una búsqueda desde mi punto de vista acertada de normalizar la vida de estas personas, porque supone integrarlas plenamente", tanto en un contexto laboral, para que "puedan hacer una vida en la calle trabajando en el horario que crean más oportuno", como en un marco social, de cuidado de determinados familiares.

Así, ha explicado en declaraciones a Europa Press que en este caso se establece una diferencia entre hombres y mujeres, ya que "si bien, la mayor parte de los hombres tienen una pulsera telemática por razones laborales, en la mujer se cumplen los modelos de género más tradicionales y vuelve a cumplir ese rol de cuidadora de hijos o padres".

En este sentido, el director del CIS, nombrado el pasado mes de julio, ha precisado que del total "el 75 por ciento sería hombres y el 25 por ciento, mujeres", además de que un 80 por ciento de éstas tienen la pulsera por cuidados familiares. "La mujer sigue constituyendo el eje de esas familias y meter a una mujer en prisión supone efectos muy nocivos", ha manifestado.

Sin embargo, desde el Centro se intenta que la mujer adopte también "un rol laboral", ya que, ha apuntado, "no queremos favorecer ese estereotipo de género", por lo que "evidentemente, las mujeres participan de cursos formativos y de actividades en la calle", además de que se intenta dar la pulsera "para compaginar vida laboral y familiar".

El director del CIS ha manifestado que para estar dentro de este sistema telemático se requiere "lo mismo que para el cumplimiento del tercer grado", como es una buena conducta o que sean delitos de poca alarma social; aunque además en estas personas se tienen que dar "esas necesidades laborales o familiares, que deben de estar constatadas".

"Es muy buen recurso, pero si se utiliza mal, perdemos la efectividad", ha asegurado Matamoros, quien ha precisado que "no todo el mundo" que tiene trabajo o que presenta una problemática familiar tiene la pulsera telemática, porque, ha dicho, "se tienen que dar las garantías necesarias" en ambos casos.

No obstante, ha incidido en que "la apuesta del centro va a ser siempre que cuando reúna las condiciones, dar la pulsera telemática, porque es efectiva, es válida y es la mejor forma de integrar a la persona de forma plena y total en la sociedad", aunque ha insistido en que "se estudian siempre muy bien las condiciones para que sea efectivo".

A nivel general, unos 550 personas en tercer grado dependen del CIS, lo que supone que "también somos el centro con mayor población de Andalucía y probablemente el segundo de España", ha indicado Matamoros, quien ha señalado que existe una "gran desproporción" entre mujeres —unas 70 o 80— y hombres, como ocurre en las prisiones.

En cuanto a la edad, ha indicado que la población del Centro de Inserción Social suele ser "relativamente joven", con una media de edad de unos 35 o 40 años; aunque también hay personas que tienen una edad superior. Asimismo, ha precisado que "al trabajar con tanta gente, nos enfrentamos a muchas necesidades y muchas carencias distintas a las que intentamos dar respuesta".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento