El vigilante de un banco se salva al impactar una bala en su cinturón

Eran las 9.10 horas y había pocos clientes en la sucursal del BSCH de la calle Arapiles, en Chamberí, que custodiaba el vigilante de seguridad Carlos Sastre.
De pronto, tres atracadores pertrechados con armas simuladas irrumpieron en el local, forcejearon con Sastre, le quitaron su arma reglamentaria y le dispararon. La bala fue a parar a la hebilla de su cinturón, lo que le salvó la vida.El vigilante no pudo evitar que los atracadores se llevaran un botín de algo más de 9.000 euros. La sucursal cerró sus puertas al público tras el atraco.

El guardia de seguridad, de 46 años, llevaba varios años destinado en la misma oficina, según los vecinos, y fue atendido por el Samur de un hematoma en el estómago, causado por el impacto de la bala en el cinturón.

Los facultativos le derivaron al hospital Clínico, donde recibió dos puntos de sutura en la cabeza. Los atracadores se dieron a la fuga.

Dos atracos cada semana

El año pasado fueron atracadas dos entidades bancarias cada semana, según datos de la Delegación de Gobierno de Madrid. De entre los más recientes, destaca el ocurrido en Puente de Vallecas, el 4 de abril, cuando dos atracadores tomaron 11 rehenes en una oficina del BBVA. No hubo tiros, pero los ladrones estuvieron tres horas dentro hasta que la Policía los convenció de su rendición.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento