El presidente francés, Nicolás Sarkozy, ha declarado este jueves que sin el acuerdo alcanzado en la cumbre de Bruselas entre los países de la eurozona "no solo Europa, sino todo el mundo hubiera ido hacia la catástrofe".

El jefe del Estado ha declarado esta noche en una entrevista en televisión que las decisiones alcanzadas en Bruselas en relación con la deuda de Grecia, cuyo endeudamiento calificó de "colosal", fueron "importantes para evitar la catástrofe".

"No podíamos declarar a Grecia en bancarrota", ha asegurado el presidente, quien ha insistido en que si a ese país se le hubiera dejado caer "habría habido un proceso en cascada que se habría llevado a todos por delante".

"Hubiera sido toda la zona euro la que hubiera podido caer en cascada. Había que poner a los griegos en situación de hacer esfuerzos, pero que fueran capaces de devolver sus deudas", ha asegurado el jefe del Estado galo.

"Los bancos tenían una responsabilidad (...) y les pedimos renunciar a un 50% de sus créditos" explicó Sarkozy sobre los acuerdos de quita de la deuda griega alcanzados durante la noche pasada en la capital comunitaria.

Es la primera entrevista de Sarkozy en varios meses"Grecia puede salvarse por la decisión. Confío en Grecia", ha afirmado el presidente francés, quien ha reconocido que el ingreso del Estado heleno en la zona euro "fue un error, porque entró con cifras que eran falsas".

Y ha afirmado que los países de la eurozona han "pagado las consecuencias [de aquella decisión] en los últimos meses".

Ha asegurado que los países de la Unión Europea se han visto ante un "problema moral: Europa es una familia (...) y si cuando un miembro tiene problemas se le deja caer, ¿qué mensaje se envía?", se preguntó.

"Si el euro explotaba, explotaba toda Europa", ha resumido el presidente, que comenzó poco después de las 20.00 h una intervención televisada en hora de máxima audiencia, después de varios meses sin que se hubiera prestado a una entrevista ante los ciudadanos.