Fender Duo, NYC, 2009
La guitarra del ex marido de Smith, Fred Sonic Smith © Patti Smith - Cortesy of the artist and Robert Miller Gallery

Cada vez más sintonizada en su carrera como artista múltiple y no solamente como cantante, Patti Smith (Chicago-EE UU, 1946) llega al museo Wadsworth Atheneum, en Hartford, la capital de Connecticut, con Camera Solo, una instalación que se presenta como un oratorio donde la intérprete de People Have the Power, Gloria, Free Money y otros himnos generacionales rinde homenaje a sus devociones y referentes particulares.

En la primera exposición en su país natal en los últimos diez años, Smith ha elegido el más íntimo de sus proyectos artísticos. Se trata de un recorrido en busca del tiempo perdido, un altar visual sobre los referentes y héroes que han tenido influencia en su vida y su universo creativo.

Las inseparables Polaroid

Con sus inseparables cámaras Polaroid Land (un modelo de la serie 100 y otro de la 250), la artista ha retratado desde las zapatillas de su íntimo Robert Mapplethorpe (1946-1989), el fotógrafo de cuya relación escribió en Éramos niños, el libro de memorias por el que Smith ganó el National Book Award; hasta utensilios personales del poeta francés Arthur Rimabud, al que venera como inspiración fundamental.

También hay fotos de la tumba del poeta Walt Whitman, la cama de Virginia Woolf o la guitarra del marido de Patti Smith, Fred Sonic Smith, muerto en 1994 de un ataque al corazón.

Smith entiende los objetos personales como talismanesLos retratos de efectos personales reflejan, según dice Smith en el catálogo, el "respeto" que siente por los "objetos inanimados" y el carácter de "talismanes" con que algunos han influido en su vida.

Las sesenta fotos de Camera Solo han servido a la cantante para construir "una habitación de mi propiedad".

Un libro-catálogo sobre la muestra será puesto a la venta por la editorial Yale University Press el próximo martes.