En un encuentro informativo ofrecido este martes en Alicante, O'Leary se ha mostrado convencido de que Aena terminará cediendo a sus condiciones, dado que la marcha de Ryanair, según ha dicho, supondrá una pérdida de unos 30 millones de euros anuales en beneficios para el aeropuerto alicantino.

Además, con la reducción de once a dos aeronaves en la base de Alicante este invierno, Ryanair pasará de transportar cuatro millones de pasajeros al año a 1,5 millones de pasajeros, y recortará hasta 2.000 puestos de trabajo.

El presidente de la compañía de bajo coste ha explicado que la entrada de la temporada de invierno supone habitualmente una reducción de diez rutas en El Altet, por lo que el conflicto con Aena habría motivado la cancelación de 21 de las 31 conexiones suspendidas a partir de este 28 de octubre.

Preguntado sobre la recuperación de estas rutas en la próxima temporada de verano, ha reconocido que Ryanair recuperará "una parte de ellas", si bien no ha concretado el número ni el destino de las que volverán a operar.

Entre las 31 rutas canceladas se encuentran los siguientes destinos: Aarhus; Bournemouth; Cork; Doncaster; Kaunas; Maastricht; Marrakech; Oslo Torp; Palma, París Beauvais; Pisa; Pozna; Santander; Estocolmo Vast; Valladolid; Venecia y Zaragoza, entre otras.

Los destinos con una frecuencia reducida a partir del viernes serán: Birminghan; Bolonia; Bristol; Bruselas Charleroi; Dublín; Dusseldorf Weeze; Edimburgo; Frankfurt Hahn; Glasgow Prestwick; Cracovia; Leeds Bradford; Londres Gatwick; Londres Stansted; Madrid; Manchester; Milán Bérgamo; Oslo Rygge; Santiago; Sevilla y Estocolmo Skavsta, entre otros.

O'Leary ha insistido en que no está dispuesto a ceder, porque, según ha remarcado, cuando empezaron a operar en el Aeropuerto de El Altet hace cinco años acordaron "expresamente" no utilizar las pasarelas telescópicas, y ahora Aena ha querido imponer unilateralmente su uso "cargando sobre las aerolíneas los costes de un aeropuerto que está sobredimensionado".

"No es una cuestión de seguridad, sino económica: Aena se ha gastado tanto dinero en una nueva terminal que Alicante no necesita, por cuestiones políticas, y la forma de recuperar la inversión es cobrar a las aerolíneas con este tipo de tasas", ha manifestado.

El máximo responsable, además, se ha referido a una encuesta realizada por la propia compañía a 22.000 pasajeros, según la cual, el 90 por ciento de los encuestados defiende el embarque a pie, y no desea pagar tarifas más caras para cumplir con este requisito de Aena.

"Todo lo que pedimos es que den marcha atrás y que nos permitan continuar con el embarque y desembarque a pie, para que Ryanair continúe creando riqueza y empleo", ha señalado, al tiempo que ha defendido que su compañía "es la número uno" porque pelean "cada euro".

Por otra parte, preguntado sobre si prevé operar en el aeropuerto de Castellón en un futuro, O'Leary ha comentado que están en conversaciones con 75 nuevos aeropuertos de todo el mundo, pero de momento "no hay nada en claro".

Consulta aquí más noticias de Alicante.