Blanco y negro
Mujeres iraníes asisten a la oración del viernes en la universidad de Teherán. El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, dijo durante la oración que las revueltas populares en Túnez y Egipto son una "señal del despertar islámico" en el mundo. Abedin Taherkenareh / EFE

La Libia pos-Gadafi, proclamada este domingo en Bengasi por el presidente del Consejo Nacional de Transición (CNT), Mustafa Abdulyalil, tendrá como "fuente del derecho" la sharía (ley islámica), destacando así el nuevo carácter islámico del país. El mensaje ha despertado el temor de occidente a que se convierta en una república islámica, algo que ven poco probable los expertos consultados por 20minutos.es. El CNT ha matizado además su declaración sobre la aplicación de la sharía y ha destacado que Libia no caerá en el extremismo religioso.

Este código de conducta es el cuerpo de derecho islámico dictado por distintas autoridades religiosas y ha sido adoptado con rango de ley en algunos países musulmanes (Arabia Saudí e Irán), aunque la forma de interpretar la sharía es diferente en cada estado.

"No existe una sola sharía ni tampoco una sola interpretación", indica Haizam Amirah Fernández, investigador del mundo árabe en el Instituto Elcano. "Cuenta con distintos métodos de interpretación que pueden llegar a conclusiones no coincidentes", asegura este experto, refiriéndose a las interpretaciones que un país islámico realiza de la sharía.

"Es muy relativo decir que si Libia va a aplicar la sharía vaya a ser una república islámica o que la vaya a aplicar tal y como han hecho en dos grandes estados: Arabia Saudí e Irán", opina el profesor del departamento de Estudios Árabes de la Universidad Autónoma de Madrid Ignacio Gutiérrez Terán.

Diferentes interpretaciones

"Hay dos maneras de incluir la sharía en un régimen: que sea la ley absoluta y en la que se basa todo, como en Irán; o que sea una fuente de inspiración como en Turquía, que es el modelo que de momento parece tener el CNT libio", analizaba la pasada semana a 20minutos.es Rafael Calduch, director del Instituto Complutense de Estudios Internacionales.

En Arabia Saudí está prohibido conducir para las mujeres, y en el resto del mundo musulmán la mujer puede conducir La inspiración más literal de la sharía se encuentra en Arabia Saudí. "En este país, según su interpretación de la sharía, está prohibido que las mujeres puedan conducir vehículos, y sin embargo en el resto del mundo musulmán la mujer puede conducir", explica Haizam Amirah, del Instituto Elcano. También Irán, declarada república islamista como Arabia Saudí, aplica la sharía desde el punto de vista más restrictivo.

En el lado opuesto se encuentra Turquía. El sistema implantado es de carácter secular, que respeta la libertad de elección y es neutral en cuanto a la religión. Para el profesor de estudios árabes Ignacio Gutiérrez Terán, "Turquía podría ser el modelo a seguir (para Libia), porque gobierna un partido islamista, pero al mismo tiempo hay una norma secular".

Túnez, por ejemplo, tampoco aplica en ningún caso la ley islámica. "Sí tiene algunas serie de preceptos que emanan de ella", matiza Gutiérrez, "pero no aplica ninguna pena ni permite la poligamia".

Egipto es otro de los países que no aplican la sharía, ya que tiene una constitución laica, "pero la legislación intenta cumplir el espíritu de las normativas islámicas, se sigue intentando no contravenir la sharía", dice este profesor de estudios islámicos.

Cómo interpretar la sharía

La clave, para los expertos, reside en la forma de interpretar esta ley islámica: "En función de cómo se interprete, puede tener un papel regulador o un papel que beneficie a los poderosos", dice Haizam Amirah. "Mientras un código o sistema jurídico se emplee para imponer y reprimir a quienes no lo compartan, será negativo para la sociedad", añade este investigador del Instituto Elcano.

"En algunos países la sharía se ha utilizado para coartar el derecho de expresión de lo que los legisladores islámicos consideraban contrario a ella", indica por su parte el profesor Gutiérrez Terán.

La incertidumbre libia

En el discurso de proclamación de la liberación de Libia, pronunciado este domingo en Bengasi, el presidente del CNT declaró que, "como nación musulmana, hemos tomado la sharía como fuente del derecho y cualquier ley que contradiga los principios del Islam es nula a todos los efectos". Una declaración que según Ignacio Gutiérrez "no deja de ser algo esperable", ya que es "un intento de los gobernantes por calmar a las milicias y sectores más islamistas del país".

Regirse por los principios de la sharía no implica ser extremista islámico "Si la declaración de los responsables libios responde a un deseo de aplicar la sharía de forma tan estricta como en Arabia Saudí o Irán, entonces va encaminada a un modelo de transición atrasado", opina Gutiérrez.

En cualquier caso, regirse por los principios de la sharía no implica ser extremista islámico: "Algunos paísesen dicen que se rigen por ella, pero al mismo tiempo tienen una serie de preceptos que se basan en otros códigos de carácter civil", añade este profesor de estudios árabes.

¿En dónde se encuadra Libia? ¿En el grupo de países cuya interpretación es más literal (Arabia Saudí) o en el grupo más moderado (Turquía)? "Esa es la gran pregunta", responde Gutiérrez, "hay que ver hacia dónde se encamina el proceso de transición libio", sentencia.