El único secuestrador de Beslán vivo cometió terrorismo - juez
Reuters Reuters

La fiscalía ha pedido pena de muerte para el checheno Nurpashi Kulayev, nacido en 1980, aunque la moratoria oficial contra la pena capital hará que esa sentencia sea sustituida por la de la cadena perpetua.

'El tribunal ha establecido la culpabilidad del acusado en asesinatos e intentos de asesinato, en realizar un acto terrorista, en formar parte de un grupo de criminales, en la toma de rehenes, en almacenar y transportar ilegalmente armas', dijo el juez, según la agencia de noticias Itar-Tass.

El tribunal aún tiene que dar a conocer la sentencia.

Kulayev ha dicho que se vio forzado a participar en el asalto, en el que murieron 331 policías y rehenes - más de la mitad niños - y todos los rebeldes, contra su voluntad, pero el juez rechazó este argumento.

Muchos supervivientes del asedio dicen que Kulayev ha sido el cabeza de turco de unas autoridades, que no impidieron que el grupo rebelde llegara a Beslán el 1 de septiembre, primer día escolar y festivo para los niños y sus familias.

Los testigos dijeron que la falta de organización impidió que los rehenes heridos recibieran atención médica a tiempo.

'Formalmente, Rusia tiene la pena de muerte, el juez tiene derecho a imponerlo. Podría usar esta opción, si quiere mostrar lo estrictas que son nuestras leyes', dijo Sergei Nikitin, director de Amnistía Internacional en Moscú.

'Pero tenemos una moratoria, así que realmente el tribunal no tomará la decisión. Luego, todos conocemos historias sobre lo que les ocurre a los chechenos encarcelados que de repente 'enferman' y mueren en prisión', añadió.

La investigación oficial sobre la toma de rehenes dijo que la negligencia e incompetencia habían contribuido a la tragedia, que se originó tras dos explosiones inexplicadas.

Tres policías fueron acusados de negligencia en marzo, pero algunos de los supervivientes dicen que responsables oficiales de mayor rango estaban escurriendo el bulto, y deberían responder del desastre.

Los supervivientes han seguido el juicio de cerca, esperando que proporcionara detalles que dicen que las investigaciones han obviado.

'Existe la esperanza de que dirá la verdad, así que le necesitamos vivo', dijo Ella Kesayeva, directora del grupo de presión Voz de Beslán, cuando se le preguntó si apoyaba la pena de muerte contra Kulayev.