Marcha contra ETA
Imagen de archivo de una manifestación contra el terrorismo convocada por la AVT. ARCHIVO

El anuncio de ETA de abandonar su actividad armada ha provocado irremediablemente que se analice su sangriento recorrido en su medio siglo de existencia. Los nombres, las fechas, los asesinatos… vuelven a recordarse, si es que alguna vez se olvidaron. Sin embargo, el Gobierno y las asociaciones de víctimas no se ponen de acuerdo respecto a la cifra oficial de muertes.

Este jueves, el presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero aseguró en el discurso que ofreció tras conocerse el comunicado de ETA que "el recuerdo de las 829 víctimas mortales nos acompañará siempre". "No sabemos de dónde se ha sacado ese número el Ministerio del Interior", explican desde la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT).

No sabemos de dónde se ha sacado ese número el Ministerio del Interior El dato que maneja la institución presidida por Ángeles Pedraza es de 858 asesinados, cifra que coincide con la recogida en Vidas Rotas, escrito por Rogelio Alonso, Florencio Domínguez y Marcos García, y avalado por la Fundación de Víctimas de Terrorismo. El libro, basado en una exhaustiva investigación, que incluye no solo datos oficiales sino judiciales y periodísticos, confirma el dato de la AVT.

Desde Interior, defienden la oficialidad de las 829 víctimas mortales, aunque no ofrecen un listado completo de las mismas y desconocen por qué las asociaciones añaden 29 nombres más. El ministerio se basa en la lista elaborada por la Dirección General de Apoyo a Víctimas de Terrorismo, que no ofreció una respuesta a 20minutos.es sobre este baile de cifras.

La primera víctima de ETA

Hasta el año pasado, el primer asesinato oficial de la banda terrorista era el de José Pardines Arcay, un guardia civil de 25 años y natural de Malpica, que fue tiroteado el 7 de junio del año 1968 en Gipúzcoa.

ETA nunca reconoció su autoría en la muerte de la niña Sin embargo, ocho años antes, Begoña Urroz Ibarrola, una niña de 22 meses, moría en un hospital tras ser herida en una explosión. La pequeña fue alcanzada por una bomba incendiaria en la estación de Amara, San Sebastián, el 27 de junio de 1960.

La menor, hija de un matrimonio navarro, falleció al día siguiente debido a las graves quemaduras que sufrió. A pesar de que ETA nunca reconoció su autoría, cronologías intervenidas en posteriores registros y detenciones de miembros de la banda hacen referencia a la muerte de Begoña.

Este baile de cifras podría ser mayoritariamente debido a si la lista en cuestión contabiliza o no como muertos de ETA a los asesinados por la escisión de ETA llamada Comandos Autonomos Anticapitalistas. Sus integrantes mataron a 23 personas entre 1979 y 1984, según los registros de la AVT.

300 asesinatos sin ser juzgados

Por otra parte, de esos 858 asesinatos cometidos por ETA según las víctimas, cerca de 300 no habrían sido juzgados desde el año 1978. Así lo afirma un estudio publicado por la Fundación de Víctimas del Terrorismo. Ante la falta de organización de la información sobre los atentados que adolece la Audiencia Nacional, la asociación dirigida por Maite Pagazaurtundua decidió crear su propia comisión de justicia y comenzar una investigación al margen de los datos oficiales.

Los resultados apuntan a que unos 330 asesinatos de la banda terrorista no tienen sentencia ya que no se ha podido determinar quién es el autor material de los mismos. Además, recuerdan que un gran número de estos casos sin esclarecer han prescrito o están a punto de hacerlo. La Fundación ha trasladado este informe al Audiencia Nacional, que se ha comprometido a investigar cada uno de los casos.