Mil formas de ser gótico

  • Esta subcultura, convertida hoy en un fenómeno social, ¿vive su mejor momento o sufre una crisis de valores?
  • Así lo ven los protagonistas de la III Semana Gótica de Madrid.
Diseño gótico de DevilShara.
Diseño gótico de DevilShara.
Ana CDC

Más allá de los tópicos, ser gótico implica mucho más que vestir de negro, llevar cruces y tener un sentimiento trágico de la vida. La Semana Gótica de Madrid, que este viernes inaugura su tercera edición, demostrará hasta el 30 de noviembre la riqueza de esta cultura a través de sus múltiples formas: el arte, la literatura, el cine, la moda y, por supuesto, la música.

El Museo Nacional del Romanticismo es la sede escogida para el evento, aunque el carácter multidisciplinar de la cita hace que las actividades se extiendan a distintos escenarios. Y es que este movimiento abarca muchas y distintas concepciones. Algunos de los participantes en este encuentro nos dan su particular punto de vista.

Marjorie Eljach es la artífice y directora de la Semana Gótica, que se gestó como una iniciativa literaria y terminó ampliándose a otros campos, gracias a su acogida.

En opinión de Marjorie, ser gótico está más allá del estereotipo: "No tiene que ver con estar triste ni con pensar en la muerte ni con pasarnos la vida en el cementerio. Tiene que ver con el arte prerrafaelita, con la literatura del siglo XIX, con el Romanticismo. Es un modo de ver la vida". Para ella, ser gótico es buscar la luz en la oscuridad, por ello el lema del encuentro es Lumen in tenebris.

La música

M.ª Ángeles Rodríguez Padilla, más conocida entre los suyos como La Reverenda, es toda una institución en el movimiento gótico y una de sus pioneras en España. Profesora de Lengua, recuerda cómo este movimiento comenzó a fraguarse en 1979: "Vino a través de la música inglesa, gente que viajaba a Londres y que se contagió de ese movimiento contracultural que rompía con los tópicos hippies y con la música institucionalizada".

En los noventa llegó una segunda oleada formada por los mismos góticos de los ochenta, pero más expertos. Esa oleada fue menos conocida, pero "de mejor factura", recuerda M.ª Ángeles. En su opinión, el movimiento gótico padece una crisis de valores: "Ya no hay tanta creatividad, han surgido diseñadores que han sumido el movimiento en el consumismo y eso le ha robado alimento espiritual. Se ha convertido en algo masivo y vacío de contenido". Además, cree que ahora es un fenómeno adolescente, algo en lo que han tenido mucho que ver la saga Crepúsculo y el manga.

La literatura

Sin duda, la corriente romántica es uno de los grandes pilares del movimiento gótico. La escritora Espido Freire reconoce que en sus primeros años de carrera universitaria estaba muy cerca de esa corriente: "Era gótica sin saber que había otros ahí fuera". Y admite que ha sido una gran influencia para algunas de sus obras, como Donde siempre es octubre y Diabulus in musica. En su opinión, esta corriente no podría entenderse sin los poetas ingleses (Byron, Mary Shelley...).

"Sin Quincey y sin Poe sospecho que no hubiera escrito nunca sobre la naturaleza del mal", afirma la escritora. Respecto a la percepción del movimiento gótico, cree que la gente no tiene demasiados deseos de cambiar su impresión sobre ellos, aunque lo entiende como "parte del encanto de pertenecer a un grupo con una estética tan marcada".

La danza

Zanira es bailarina de danza gótica. Combina sus conocimientos artísticos en sus creaciones de danza gótica, un nuevo concepto que pretende trasladar a la danza la estética y los estilos musicales relacionados con la imaginería gótica, en donde predominan la nostalgia, la decepción, la soledad, la deses- peración y la pasión, y que se inspira en momentos y tendencias asociadas al siglo XIX.

Una década. La danza gótica tiene su origen en el año 2000, en la comunidad de bailarinas de danza oriental de EE UU, aunque en su desarrollo se han involucrado intérpretes de todas partes del mundo.

El cine

Una de las primeras películas de estética gótica es Nosferatu, la película muda del alemán Murnau que en 1922 adaptaba el Drácula de Bram Stoker.El cuervo, cuyo tenebrismo potenció la muerte en el rodaje de Brandon Lee, es todo un hito. También se consideran góticas películas de taquilla comercial: desde Drácula, de Coppola, hasta Matrix, Dark city o la exitosa saga Crepúsculo.

Una moda que lo admite casi todo

No hay un único estilo que defina la moda gótica. La diseñadora Sara Vidigal, de la firma EvilShara, hace un repaso desde el gótico clásico y elegante -inspirado en la época victoriana e influenciado por la música folk, medieval y barroca- hasta los cybergoth -que escuchan música electrónica, con una estética mas futurista, postizos en el pelo y complementos fluorescentes-, sin olvidar a los góticos más casual, el cyberpunk o steampunk. "Hay muchas vertientes y no paran de crecer, por eso es una cultura tan interesante", dice Vidigal.

Decálogo para un gótico

1. Pasión: Como en el Romanticismo, se busca sobre todo la expresión de los sentimientos.

2. Oscuridad: Es una constante tanto en la corriente pictórica como en la literaria del Romanticismo. Los demonios, los ángeles caídos, los vampiros, los cuervos... El lado oscuro toma un cariz atractivo.

3. Ocultismo: Hay predilección por todo lo que no se conoce y que supone un misterio.

4. Creatividad: Se buscan nuevas vías para expresar los sentimientos y las emociones.

5. Rebeldía: Se quiere romper con lo establecido, con lo oficial y lo que mandan los cánones.

6. Decadencia: Se buscan valores pasados de moda, lo contrario del esplendor, la opulencia y la superficialidad.

7. Negro: Es el color que define al movimiento gótico, por su connotación oscura -aunque no todos los góticos se visten de negro-.

8. Romanticismo: Es el pilar cultural y la fuente de la que bebe el movimiento gótico en todas sus variantes.

9. Muerte: Tiene un gran atractivo, originado por el tabú social que conlleva.

10. Religión: Tiene gran influencia a raíz de la estética de las catedrales góticas y los cementerios. La cruz también tiene un gran simbolismo, más como objeto fetichista que como símbolo cristiano.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento