Bandas de grafiteros paran los trenes con barricadas

  • La Policía detecta en dos años ocho asaltos al TRAM y Renfe.
  • Han sido 1.169 pintadas de 50 vándalos y 14 detenidos.
  • Los detenidos ahora prefieren pagar multa a limpiar trenes.
Una de las barreras que utilizan para parar trenes en Alicante.
Una de las barreras que utilizan para parar trenes en Alicante.
ARCHIVO

El problema de las pintadas con grafitis no artísticos se ha radicalizado con bandas organizadas que asaltan trenes en marcha y con viajeros a bordo (ocho casos en dos años, en el TRAM y Renfe), bloqueándolos con barricadas mientras uno de ellos graba en vídeo para luego colgar su fechoría en Internet.

Como ejemplo, el responsable de la brigada especial de la Policía Local, Francisco Tortosa, mostró ayer una de estas situaciones límite cerca de Benidorm, con riesgos para los pasajeros, incluso de descarrilamiento, y de electrocución para los vándalos, porque estaba lloviendo y el grupo de ocho grafiteros empleó una barricada metálica, que el maquinista tuvo que retirar con cuidado.

Archivo de 16.000 dibujos

Aparte de estos asaltos, también se han ensuciado con sus esprays 27 trenes en total (21 este año), lo que entraña un coste de entre 3.000 y 5.000 euros para limpiar cada vagón.

En global, hay menos denuncias "y ahora prefieren pagar la multa a limpiar", según el concejal de Seguridad, Juan Seva, aunque en dos años se han localizado 1.169 pintadas de 50 grafiteros. Por los casos más graves de daños, cuando se considera delito, los agentes han detenido a 14 personas, de Alicante, Valencia y Madrid, sobre todo.

También han sancionado a otros 20 no reincidentes, esporádicos, que firmaban con su nombre, y han identificado a 93 en total. La base de datos cuenta con más de 16.000 grafitis y las llamadas de particulares y los análisis grafológicos hacen que muchos ya no queden impunes, pese a no pillarlos in fraganti y a actuar con rapidez. El asalto al tren antes citado, apenas duró tres minutos.

Ni adolescentes, ni artistas

En contra de lo que puedan pensar algunos, los vándalos del grafiti no suelen ser menores de edad, adolescentes que se inician en el espray cuando están en el instituto. Quienes tienen el gusanillo artístico, se orientan pronto hacia el muralismo y el llamado "grafiti sostenible", según explicó ayer el coordinador de la brigada de la Policía Local, Francisco Tortosa. En cambio, los que hacen daño tienen más de 22 años y ahora gustan también de pintar con ácido en marquesinas del bus y escaparates.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento