Decenas de familias participaron anoche en la treintena de encierros programados por toda la región. Y no solo se quedaron a dormir, sino que también llevaron el avituallamiento, fueron acompañados de sus hijos y participaron en las actividades, según contaron desde los propios institutos a 20 minutos.

Los padres dicen que en este pulso se juegan la educación pública para sus hijos "Empezamos los profesores, pero ahora está involucrada toda la comunidad educativa. Las acciones se ponen en conocimiento del AMPA y se llevan también al Consejo Escolar", explican desde el IES Juan de la Cierva (Arganzuela), donde esta noche no han pegado ojo. En el encierro, antesala de la huelga de este jueves, la sexta convocada por los cinco sindicatos y ampliada por tres de ellos a los maestros de Primaria, los padres han asistido a los talleres, participado en los coloquios y preparado el saco junto a los profesores.

En el IES Conde de Orgaz (Hortaleza) familias y docentes cenaron juntos en el patio del colegio a la luz de las velas. Luego vieron una película y se fueron a dormir. También se 'desvelaron' padres y madres de Latina, Vicálvaro, Barajas, Usera, Moncloa, Chamberí, Chamartín y Villaverde. Unos y otros tienen claro que el enfrentamiento que mantienen con la Consejería de Educación va mucho más allá de un mero conflicto laboral y aseguran que en este pulso se juegan "la educación pública" para sus hijos.

Por eso los encierros no se limitaron solo a la capital, familias de Alcalá, Arganda, Torrejón, Móstoles, Valdemoro, Villalba, El Boalo, Alcobendas, Alpedrete o Alcorcón también participaron.

"Claro que queremos que la huelga se termine y la mayoría de las familias temen que el conflicto se enquiste, pero al mismo tiempo sabemos cuál es la realidad, y que no se trata de un tema laboral", explicaba ayer el presidente de la FAPA Giner de los Ríos, José Luis Pazos. Sobre el temor a que los chavales pierdan clase, Pazos aclara que "las AMPA se están volcando más que nunca, colaborando con los profesores y buscando entre todos fórmulas alternativas para que la huelga no influya en la marcha académica".

Corte de la calle Alcalá

Los que sí perdieron este miércoles su día de clase fueron los alumnos de Secundaria que apoyaron el paro convocado en la región por el Sindicato de Estudiantes, que lo cifró en el 80% –una cifra muy similar a la de la primera huelga estudiantil del 6 de octubre, que en aquella ocasión era nacional–. Aunque no hubo ninguna manifestación, los chavales acudieron a la sede de la Consejería con pancartas y con una carta que pretendían entregar a la consejera Lucía Figar, para lo que cortaron la calle Alcalá. A ellos se sumarán este jueves los alumnos de la Facultad de Educación de la Complutense. Además, esta tarde habrá otra concentración con suelta de globos.

Mientras la comunidad educativa sigue en pie de guerra y ya hay nuevos paros para los días 3 y 23 de noviembre y otra manifestación para el sábado, la Comunidad sigue sin convocar a los sindicatos y mantiene las polémicas instrucciones de inicio de curso. Algo que, según el PSOE, es "un plan" para hacer que "estalle el conflicto" y acabar "con la escuela pública".

Consulta aquí más noticias de Madrid.