Cuerpo de una mujer
Una mujer se tapa el pecho con los brazos, en una imagen de archivo. ARCHIVO

Los síntomas más frecuentes en la menopausia –cuyo día mundial se celebra esta semana– son los sofocos y las sudoraciones. Siete de cada diez mujeres españolas ven alterada su calidad de vida por sufrir estos síntomas (en España, hay más de 22 millones de mujeres, dato del INE).

No es un periodo de transición con más inconvenientes que ventajas"Los sofocos se manifiestan como una repentina sensación de calor y ansiedad que se localiza especialmente en el cuello y la cara, acompañados de sudoración y palpitaciones. Es la respuesta del cuerpo a la disminución de los niveles de estrógenos.

En general, este síntoma persiste durante más de un año en la mayoría de las mujeres, con una media de duración de aproximadamente cuatro años.

Puede producirse en cualquier momento del día o de la noche, de modo espontáneo o desencadenado por diversas situaciones cotidianas, como vergüenza, un cambio repentino de la temperatura ambiente, estrés, consumo de alcohol, cafeína o cualquier bebida caliente.

No hay que resignarse

Según la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), muchas mujeres se resignan a padecer estos síntomas cuando la adopción de determinados hábitos de vida saludables o tratamientos pueden ayudar a aliviarlos.

Los trastornos pueden dificultar la vida familiar, sexual y las relaciones de parejaLos trastornos pueden interferir en las actividades laborales y cotidianas, así como en el sueño, con la consiguiente fatiga, pérdida de concentración y síntomas de depresión, todo lo cual puede dificultar la vida familiar, así como la actividad sexual y las relaciones de pareja.

Rafael Sánchez, presidente de la AEEM, asegura que algunas mujeres se sienten enfermas y, por tanto, es conveniente que los especialistas tengan presente la importancia de que puedan continuar con su vida cotidiana durante el climaterio, de manera que se convierta en una etapa más de su vida y "no en un periodo de transición con más inconvenientes que ventajas".

Insomnio, depresión o irritabilidad

Los especialistas señalan que si el insomnio lo provocan los sofocos, el abordaje de los mismos mediante terapia hormonal es bastante efectivo y ayuda a mejorar la calidad del sueño.

La mejora de la calidad de vida va ligada a la educación y atención médicaDel mismo modo, otros factores como la irritabilidad, la depresión y la ansiedad, sintomatología climatérica frecuente, también pueden favorecer la aparición de dificultades para conciliar el sueño o, una vez conciliado, permanecer dormido.

Así, la calidad de vida de la mujer empeora y cada vez es mayor su demanda para recibir cuidados médicos y preservar su salud en esta etapa. "Éste es un hecho que debe tenerse muy en cuenta, de forma que la mejora de la calidad de vida en la menopausia va ligada a la educación médica y a la atención sanitaria", ha matizado el experto.