La tasa de supervivencia del cáncer de mama se sitúa en la actualidad, en España, por encima del 80%. Por ello, expertos como el doctor Rafael Fábregas Xaudaró, consultor de Ginecología Oncológica y Mastología del Instituto Universitario Dexeus, opinan que esta patología es, actualmente, menos peligrosa que el "colesterol o los triglicéridos".

"La gente no se da cuenta de la evolución que ha tenido lugar, puesto que vivimos día a día y existe una perspectiva de pocos años. Pero si revisas las investigaciones de hace diez o veinte años, te das cuenta de que el avance es espectacular", ha dicho.

Los adelantos científicos, tecnológicos y médicos han permitido, no solo una mayor tasa de supervivencia, sino también la mejora en la calidad de vida de las pacientes y reducir la tasa de extirpación mamaria como ocurre en el centro Salud de la Mujer Dexeus, que lleva a cabo una campaña de concienciación social con motivo de la celebración este miércoles del Día Internacional contra el Cáncer de Mama.

Además de la superviviencia preocupa la calidad de vida y la reducción de las extirpacionesActualmente, aunque depende de los países, el índice de supervivencia se sitúa entre un 80 y un 85%. Esta cifra está directamente relacionada con el estadio en el que se encuentre el cáncer cuando es diagnosticado y oscila entre "el 90%  si se encuentra en estadio 1, el 8% si se diagnostica en estadio 2, etc.", ha explicado el doctor Fábregas.

La calidad de vida de las pacientes ha mejorado tanto en la fase de tratamiento como en el postratamiento puesto que se han visto reducidas las "vasectomías o la extracción de los ganglios, por lo que posteriormente no hay problemas en los brazos". Además, "los tratamientos de radioterapia son mucho más limitados y están bien regulados, con lo cual no hay problemas relacionados con quemaduras graves y crónicas". Asimismo, "la quimioterapia, actualmente, se tolera bien y deja pocas consecuencias".

El diagnóstico precoz y la aplicación de quimioterapia antes de la operación para reducir el tumor han ayudado a reducir el número de casos en los que hay que extirpar la mama, una situación que se ha de producir cuando el "tumor es multicéntrico (se localiza en distintas partes de la mama) y no ha existido una respuesta correcta al tratamiento con quimioterapia", ha indicado el doctor Fábregas.

El 15% de los casos, en menores de 40 años

Pese a que las mamografías se realizan superada ya la edad de los 40 años, el centro Salud de la Mujer Dexeus ha informado de que el 15% de los casos de cáncer de mama se diagnostican en mujeres con menos edad. De este 15% la mayoría se da en mujeres de 20 a 40 años, pero existen casos aislados en jóvenes de 18 a 20 años de edad. La prevención y el diagnóstico precoz son fundamentales.

El problema con estos casos en mujeres tan jóvenes es que, a excepción de que el cáncer sea familiar, no se conocen con claridad los factores que son causa del desarrollo de la patología, "como sí ocurre con las mujeres mayores de 40 años, para las que se conocen algunos 'patrones' determinantes como la obesidad, la diabetes o el no haber tenido hijos", ha aclarado el doctor.

Las revisiones ginecológicas y las mamografías a partir de los 40 años siguen siendo fundamentales para poder detectar el tumor antes de que llegue a su fase más agresiva, aunque no son las únicas técnicas utilizadas. También ahora se utilizan mucho las ecografías de alta calidad.

Cinco ensayos clínicos en marcha

Caiber, la plataforma española de ensayos clínicos, desarrolla cinco pruebas sobre el cáncer de mama entre las que figuran vacunas con terapia celular, nuevos tratamientos personalizados y menos agresivos, el abordaje en estadíos precoces con terapia neoadyuvante o la investigación en nuevas técnicas de diagnóstico.

En poco más de un año de actividad investigadora el 20 % de los estudios del primer plan clínico se centran en el área de oncología. Y de ese porcentaje, el 40% se dirige al tumor de mama: tres ensayos clínicos ya iniciados y dos adicionales recientemente aprobados como estudios de excelencia en el Programa Intramuros de Investigación Clínica 2010 de CAIBER, uno de ellos internacional.

Por su parte, la Asociación Española Contra el Cáncer (aecc) ha alertado  de la necesidad de contar con apoyo profesional desde los primeros momentos del diagnóstico para ayudar "eficazmente" a la adaptación de la enfermedad y ayudar así a prevenir "importantes problemas emocionales" que pueden surgir.

La aecc recuerda en un comunicado que la atención psicológica y social y el soporte emocional de otras mujeres que han pasado por la misma situación pueden minimizar el impacto real de una enfermedad de la que cada año se diagnostican en España unos 22.000 nuevos casos.