Los mayores ingresos provinieron de las operaciones que tienen como origen España y destino el exterior, cuyo importe alcanzó los 845 millones de euros.

En cuanto a actividades se refiere, las compras de billetes de avión y de viajes fueron las que más beneficios produjeron, hasta alcanzar los 339 y 158 millones de euros, respectivamente.

Por otro lado, los ingresos derivados de los juegos de azar y apuestas alcanzaron casi los 80 millones de euros, un 162% más que en 2004.

En cuanto al ingreso medio por operación durante 2005, la cifra aumentó hasta los 78,2 euros de media por transacción realizada, cifra superior a la contabilizada en ejercicios anteriores.