La historia del cuadro que logró obsesionar a Kandinsky

  • El Guggenheim de Nueva York explora el proceso creativo del expresionista.
  • El centro de la muestra es el cuadro 'Pintura con borde blanco', el paso a la pintura abstracta que el pintor completó tras meses de estudios y bocetos.
  • La radiografía de un óleo previo a la obra definitiva ha descubierto un cuadro inédito de Gabriele Münter, pintora y amante de Kandinsky.
La obra de Kandinsky 'Pintura con borde blanco'
La obra de Kandinsky 'Pintura con borde blanco'
Vasily Kandinsky - © 2011 Artists Rights Society (ARS), New York/ADAGP, Paris

Vasily Kandinsky (1866-1944) despegaba en 1913 hacia la abstracción, con cuadros lejanos a la figuración de los inicios, con formas que esca`paban de las líneas. El artista se apoyaba en sus teorías sobre el color y se refería con frecuencia a la música, un mundo de sensaciones e imágenes abstractas, creadas en la mente al escuchar sonidos.

El museo Guggenheim de Nueva York estudia el proceso creativo de Kandinsky con el cuadro Bild mit weissem Rand (Pintura con borde blanco). La obra es el centro de la exposición que la pinoteca inaugura sobre el artista.

Ruso de nacimiento, pero afincado en Alemania, fue un viaje a Moscú en otoño de 1912 el que provocó al pintor para crear una obra que pertenece a sus primeros trabajos de ruptura absoluta con la figuración.

Cuando volvió a Munich se obcecó en registrar de manera visual "las extremadamente poderosas impresiones" de su Rusia natal. Experimentó con imágenes relativas a San Jorge y con objetos como la troika (el trineo típico tirado por tres caballos).

Un aliado inesperado que resolvía la composición

Nunca había puesto tanto celo en una obra. Durante cinco meses hizo un estudio tras otro, utilizando lápiz, pluma, tinta, acuarela y óleo. Tras 16 bocetos encontró un aliado inesperado que resolvía la composición: un borde blanco, ondulado, parecido a una ola espumosa.

La exposición sigue el rastro de este proceso y reune por primera vez la pintura -de mayo de 1913- con 12 dibujos y acuarelas que fueron construyendo la idea final y un importante boceto al óleo.

El estudio de este único óleo previo a la obra definitiva, que el museo ha radiografiado, revela incluso una obra desconocida bajo el mismo lienzo, perteneciente a la también pintora y amante de Kandinsky, Gabriele Münter. Que se sepa, es el único cuadro que el artista pintó sobre otro.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento