Enfrentamientos en Roma
Imagen de los enfrentamientos entre encapuchados violentos y policía que han tenido lugar en Roma, Italia, durante la manifestación del 15-O. Alessandro Di Meo / EFE

Roma hace balance este domingo de los daños y de los heridos y surgen interrogativos sobre la eficacia del dispositivo policial, tras las más de cuatro horas de batalla campal entre centenares de encapuchados y agentes del orden durante la manifestación de los 'indignados' este 15-O.

El silencio reina este domingo en la Plaza de San Juan de Letrán, escenario de los más violentos enfrentamientos del sábado, pero aún se pueden ver los restos de la batalla con decenas de botellas y piedras en el suelo y las señales de tráfico y los adoquines arrancados que sirvieron de arma arrojadiza para el grupo de violentos.

En la calle Cavour y Labicana, se observan aún los destrozos de los violentos En la calle Cavour y Labicana, se observan aún los destrozos de los violentos, quienes asaltaron filiales de bancos, una agencia de trabajo temporal y varias tiendas y supermercados, cuyos propietarios cuentan este domingo los daños sufridos.

El grupo de violentos quemó cuatro automóviles y varios contenedores de basura, destrozaron los vehículos de la policía e incendiaron un camión blindado del cuerpo de Carabineros (policía militar).

Totalmente destrozados quedaron los dos pisos que incendiaron los encapuchados y que en un primer momento se dijo eran oficinas del Ministerio de Defensa, pero después se precisó que se trataba de un anexo de una comisaría de la zona. Según el primer balance del ayuntamiento de Roma, los destrozos costarán varios millones de euros.

Heridos y detenidos

Se produjeron 70 heridos entre los encapuchados, manifestantes y fuerzas del orden, tres de ellos de gravedad, y una persona perdió dos dedos de la mano debido a la explosión de un petardo que recogió del suelo para evitar que causase daños.

Fuentes policiales comunicaron que se han detenido momentáneamente a 20 personas, mientras que se realizaron 12 arrestos, cuyo número está destinado a aumentar debido a que se están utilizando vídeos, fotos y testimonios para identificar a los violentos.

Críticas al dispositivo policial

Los medios de comunicación italianos muestran este domingo serias dudas sobre cómo funcionó el dispositivo policial, al considerar que se centró demasiado en proteger las sedes institucionales ante posibles ataques, pero no controló la manifestación, donde se infiltraron los grupos de violentos.

También se critica el uso de tanquetas que arrojaron agua a presión durante los disturbios, pues no se hizo distinción entre violentos y el resto de manifestantes que marchaban pacíficamente.

"Por parte de las autoridades y de las fuerzas del orden no se infravaloró la situación. Sabíamos que se habrían producido incidentes violentos y habíamos distribuidos hombres por todo el territorio, pero es muy complicado gestionar un ataque de este tipo, una guerrilla urbana totalmente imprevisible", explicó el viceministro del Interior, Alfredo Mantovano.