Londres, tras el 15-O
Manifestantes acampan frente a la catedral de San Pablo en Londres, un día después de la marcha global del 15-O. Olivia Harris / REUTERS

La noche tras el 15-O ha tenido resultados diferentes en Bruselas, Londres y en Berlín. Mientras que en la capital belga alrededor de medio millar de 'indignados' pasaron la última noche acampados en el parque del Cincuentenario, en pleno barrio europeo, la policía alemana desalojó a unos 200 manifestantes, concentrados ante el edificio del Bundestag (Parlamento federal) en Berlín con la intención de permanecer acampados en ese lugar tras la manifestación.

En Londres, por otro lado, medio centenar de 'indignados' continúan este domingo acampados a las puertas de la catedral de San Pablo en Londres, a pocos metros de la Bolsa de Valores, a la que no pudieron acceder el sábado debido a un fuerte cordón policial.

En Bruselas, la presencia de los 'indignados' en el parque había sido previamente autorizada por la policía y no se ha registrado ningún tipo de incidente. El pasado fin de semana, cuando llegaron a la capital belga varios centenares de indignados españoles, 48 personas fueron detenidas por desafiar la prohibición de pernoctar en otro parque de la ciudad.

En esta ocasión, sin embargo, las autoridades no pusieron problemas ya que muchos de los manifestantes no disponían de un lugar para pasar la noche, pues el edificio universitario que les había sido cedido fue clausurado por la policía.

El alcalde del distrito de Koekelberg, Philippe Pivin, fue quien decretó el desalojo del inmueble este sábado tras constatar importantes daños en el mismo, así como fugas de agua que amenazaban con afectar a la instalación eléctrica. El interior del edificio, según puede verse en imágenes de televisión, quedó lleno de pintadas y sufre importantes destrozos.

Éstos solo se produjeron tras la última noche que los indignados pasaron en el lugar, cuando a él tuvieron acceso multitud de personas llegadas de distintos puntos de Europa para participar en la manifestación del sábado.

La marcha, que reunió a más de 6.000 personas según la policía, recorrió las calles de Bruselas durante cinco horas y se cerró sin altercados.

Desalojo en Alemania

En Berlín, el desalojo por parte de la policía alemana se produjo "de forma más o menos tranquila", indicaron este domingo fuentes policiales, después de que se comunicase a los concentrados que no podían permanecer ahí toda la noche y se tomasen los datos personales de quienes persistían en quedarse.

Unos 5.000 manifestantes desfilaron el sábado por el centro de la capital alemana, desde la Alexanderplatz hasta la Puerta de Brandeburgo, por la avenida Unter den Linden. Tras su llegada ante el emblemático monumento berlinés, los manifestantes siguieron hacia el edificio del Bundestag, momento en que se produjo un amago de asalto a la sede parlamentaria por parte de un grupo de jóvenes.

Un fuerte contingente policial les cerró el paso, tras lo cual permanecieron concentrados ante el edificio y tras el cordón policial, hasta ya avanzada la noche, varios centenares de manifestantes.

La manifestación de Berlín fue la más numerosa de las registradas en el país, junto con la que tuvo lugar en Fráncfort, capital financiera y banquera del país. Ahí se concentraron unas 5.000 personas, que realizaron una sentada ante la sede del Banco Central Europeo (BCE) tras recorrer los edificios de la gran banca privada y la Bolsa.

Acampada "indefinida" en Londres

Tras la manifestación de este sábado, que coincidió con actos similares en el mundo, algunos 'indignados', entre ellos españoles abanderados del movimiento 15M (en alusión a las protestas surgidas en España el 15 de mayo pasado), pasaron la noche en tiendas de campaña en el distrito financiero del este de la ciudad.

Spyro Van Leemnen, un griego de 27 años que acampó frente al templo, dijo que los manifestantes se quedarán durante la jornada del domingo y hasta que el Gobierno les escuche "y diga que van a cambiar las cosas".

Un sacerdote de San Pablo manifestó que no había "ningún problema" porque la gente se quedara cerca de la catedral "ejerciendo su derecho a protestar".

Según los organizadores del movimiento en Londres, mantendrán la acampada frente a la catedral hasta este lunes. Roy Alexander, de 38 años, uno de los coordinadores de la protesta, dijo que los manifestantes permanecerán en pleno distrito financiero "indefinidamente". Actualmente hay un centenar de tiendas de campaña al exterior del templo y se han instalado también lavabos, cocinas y generadores eléctricos, mientras que continúan las actividades asamblearias y de organización de talleres.

La manifestación del sábado transcurrió de manera pacífica, si bien hubo tensiones puntuales con la policía y cinco detenciones, tres por agresión a un agente y dos por alteración del orden público.

Concentración en Lisboa

Más de un centenar de 'indignados' portugueses continuaron este domingo concentrados delante del Parlamento luso en Lisboa, tras prolongar durante la noche su protesta del sábado. El carácter de la protesta volvió a ser eminentemente pacífico, aunque la policía informó de la detención de dos manifestantes por "resistencia y coacción a las autoridades" al negarse a abandonar las escaleras del Parlamento luso.

Decenas de miles de personas participaron en la protesta del sábado en la capital lusa y a algunos millares más en las de Oporto y Coimbra.

Un portavoz de los indignados aseguró que el movimiento ha recibido un mensaje de la presidenta del Parlamento luso, Assuncao Esteves (del gobernante Partido Social Demócrata, de centro derecha), comunicando su disposición a recibir las propuestas consensuadas por el movimiento.