El uso que podría tener el hotel Madrid, cerrado desde hace tiempo y en el que irrumpió la madrugada del sábado al domingo de forma espontánea medio centenar de indignados tras la marcha del 15-O, será debatido este lunes en una asamblea que tendrá lugar en la plaza de Jacinto Benavente a las 18.00 horas. A última hora de la tarde de este domingo, los 'okupas' han dejado entrar a otros indignados del Movimiento 15-M para que puedan recorrer sus instalaciones y opinar sobre el uso que podrían tener.

Mientras que la gente accedía al inmueble, un par de furgonetas de la Unidad de Intervención Policial han pasado por delante de la puerta sin detenerseLa decisión, tomada después de tres horas de asamblea en la cercana plaza de Jacinto Benavente, ha sido bien recibida por las personas que estaban dentro del hotel, que se han asomado a las ventanas a saludar con los rostros cubiertos. Junto a la pancarta 'Unidos por un cambio global', las personas que han entrado al hotel la tarde de este domingo han colgado otras que ponen 'Casa del pueblo' y 'Ateneo popular'.

Mientras que la gente accedía al inmueble, un par de furgonetas de la Unidad de Intervención Policial han pasado por delante de la puerta sin detenerse. El hotel, que tenía categoría de tres estrellas y está situado en la calle de Carretas, que desemboca en la Puerta del Sol, se encuentra en buenas condiciones, han comentado algunos de los jóvenes que lo han visto por dentro, quienes han explicado que el inmueble tiene luz, muchas habitaciones amuebladas, cocinas y salas de reuniones.

"Qué pasa, qué pasa, que no tenemos casa", "Okupa para crear, okupa para liberar", han sido algunas de las consignas coreadas por los simpatizantes del 15-M, que han vuelto a quedar este lunes en la cercana plaza de Jacinto Benavente para concretar el uso social o cultural que desean darle al inmueble. Según la asamblea, el hotel pertenece a la inmobiliaria Monteverde, empresa, afirman, que se encuentra en concurso de acreedores.

Entre los activistas que a última hora de la tarde de este domingo estaban en la puerta del hotel se encontraba Juan Sánchez, un parado valenciano que, junto con el presidente de la Asociación Nacional de Desempleados, Luis Fernández, iniciaron la medianoche del sábado una huelga de hambre (sí beben líquidos) hasta las elecciones del 20N por el drama que viven millones de personas que no tienen trabajo.

Consulta aquí más noticias de Madrid.