Unas 200 personas se concentran en Vigo para "repudiar" el asesinato de una vecina de la ciudad

Unas 200 personas acudieron este jueves a la concentración convocada por la Marcha Mundial das Mulleres delante del Museo de Arte Contemporánea de la ciudad para "repudiar" el "asesinato de Cristina González Sacau", cuyo marido, de quien estaba en trámites de separación, se ha autoinculpado de la muerte y se encuentra en prisión provisional.
Vigo Foto Concentracion
Vigo Foto Concentracion
EP

En la concentración, que contó con la asistencia de representantes de los tres grupos municipales del Ayuntamiento y de la delegada de la Xunta en Vigo, Lucía Molares, los participantes portaron una pancarta con el lema 'Cando unha muller é asasinada todas somos víctimas' y guardaron un minuto de silencio en memoria de la fallecida el pasado martes.

Era una mujer de 39 años "llena de vitalidad y con dos hijos que ahora deja huérfanos", según afirmaron los organizadores en el manifiesto al que dieron lectura.

En esta declaración, recordaron que el autor confeso de la muerte era "un carpintero" que llevaba "una vida normal" y que "no era percibido por los vecinos, y puede que ni siquiera por Cristina, como una amenaza", ya que seguía pasando por casa y viendo a los dos hijos que tenían en común.

"mentalidad machista"

También señalaron que la mujer nunca había denunciado malos tratos, si bien consideraron que él "se erigió como titular del derecho de propiedad" sobre ella y "como propietario decidió arrebatarle la vida". Además, el colectivo denunció la existencia de una "mentalidad machista" en la realidad cotidiana que llega a "inmunizar" a las personas.

"Un día tras otro, el machismo mata y la sociedad tiene que asumir su complicidad en estos crímenes", enfatizó la Marcha Mundial das Mulleres, que advierte de que "no vale encogerse de hombros y pensar que no se pudo hacer nada porque la víctima no lo denunció, culpabilizándola en cierta medida".

Por ello, reclamó a la sociedad que tenga "intolerancia total ante las desigualdades". "Se lo debemos a Cristina y a todas las mujeres muertas por causa de la violencia de género", proclamó el colectivo, que añadió "hoy sólo quedan lamentos, pero también es un día para la esperanza de que Cristina González sea la última".

En ese sentido, sostuvo que es "trabajo de todos que así sea", condenando las "conductas machistas y exigiendo a las administraciones su responsabilidad social y jurídica para garantizar la cobertura necesaria de las víctimas de maltrato y, así, entre todos asegurar el fin de los asesinatos".

Finalmente, la concentración, a la que asistieron personas que conocían a la mujer fallecida, también contó con la intervención de la escritora María Xosé Queizán, quien se refirió al problema de la violencia de género. "Las mujeres no tenemos que ir a la guerra para que nos maten porque las matan en casa", sentenció.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento