La Xunta no permitirá nuevos embalses o presas que afecten a los cauces, pero sí la repotenciación

Aprobado el Plan Hidrológico Galicia-Costa, con 649 actuaciones y más de 1.027 millones de inversión hasta 2015
REUNION SEMANAL DO CONSELLO DA XUNTA.
REUNION SEMANAL DO CONSELLO DA XUNTA.
XUNTA/CONCHI PAZ

El Gobierno gallego impedirá la puesta en marcha de más aprovechamientos hidroeléctricos —embalses, presas o minicentrales— que contemplen la construcción de nuevos obstáculos transversales en los cauces, aunque sí permitirá la repotenciación de los ya existentes siempre y cuando se ajuste a la normativa medioambiental y no suponga aumentar la capacidad de almacenamiento.

Lo han anunciado el presidente Alberto Núñez Feijóo y el conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, Agustín Hernández, al término del Consello de la Xunta, que ha dado luz verde al Plan Hidrológico de Galicia-Costa. Se trata del primer plan autorizado de sus cuatro cuencas y el tercero —tras Cataluña y Baleares— de los 26 que deberán cerrarse en España, a raíz de la directiva marco del agua. La propuesta queda ahora a la espera de su aprobación por decreto en el Consejo de Ministros.

En su intervención, Hernández ha señalado que las restricciones en aprovechamientos hidroeléctricos obedecen a "un cambio" en la perspectiva con la que esta administración hidráulica debe ejercer sus competencias sobre la gestión de los recursos hídricos, acogiendo la "sostenibilidad" ambiental y social que existe sobre todo el ciclo del agua, plasmada en acuerdo unánime de todos los grupos parlamentarios.

En su conjunto, el plan contempla la protección de 889 kilómetros de río, 649 actuaciones y una inversión superior a los 1.027 millones de euros, por parte de varias administraciones, hasta 2015. La "mayor parte", un 73 por ciento, se destinará a mejoras de saneamiento y depuración en la comunidad. Asimismo, Hernández ha destacado que más de 75 millones se destinarán a la mejora de suministro de agua potable.

Por su parte, Núñez Feijóo ha incidido en que los objetivos de la Xunta son mejorar la calidad de las aguas y por "sanear" las rías y ríos competencia de la comunidad antes de 2016. "Estamos priorizando compromisos en materia de infraestructuras judiciales, sanitarias, tecnológicas y las de abastecimiento y saneamiento", ha esgrimido, para concluir que su Ejecutivo continuará trabajando en la misma línea.

Zonas protegidas

Para el desarrollo del plan, se han realizado trabajos que abarcan una superficie de estudio de casi 13.300 kilómetros cuadrados, que suponen un 44 por ciento del territorio y afectan al 75 por ciento de la población. Galicia-Costa cuenta con un recourso de 11.532 hectómetros cúbicos por año, de los que sólo 678 están regulados —un 6 por ciento—, muy por debajo del 25 por ciento de Miño-Sil o el 49 por ciento de España.

En su conjunto, se han definido 462 masas de agua superficiales y 18 subterráneas. Hernández ha señalado que el 70 por ciento de las masas de agua superficial están "en buen estado", al igual que la totalidad de las aguas subterráneas de la demarcación.

Realizado el análisis, la Xunta ha diseñado un programa de medidas y, tras detectar como una de las "principales dificultades" en las masas de agua las deficiencias en los sistemas de saneamiento, prevé una inversión económica en solventar este extremo de 418 millones de euros entre 2011 y 2015.

Entre estas actuaciones de saneamiento y depuración se encuentran las dirigidas a la protección de las rías, las de las grandes depuradoras o la depuración planificada en el Plan Umia, entre otras.

Asimismo, el plan incluye un registro de zonas protegidas. Como principal novedad, se crean zonas protegidas de captación de agua potable para consumo humnao, que son aquellas captaciones en que se detraen más de 10 metros cúbicos al día o que abastecen más de 50 personas, y la delimitación de 13 reservas naturales fluviales.

Caudales ecológicos

"Más realista y conservancionista", la propuesta de la Xunta establece que el régimen de caudales hidrológicos deberá ser determinado por métodos hidrobiológicos y estudios de campo, de modo que permita mantener de forma "sostenible" la funcionalidad y la estructura de los ecosistemas acuáticos y de los ecosistemas terrestres asociados.

El contrato del servicio para la determinación de estos caudales fue licitado el 12 de mayo de 2010, con un plazo de 17 meses, y adjudicado el 1 de septiembre por un importe de 611.728 euros. En la actualidad, los trabajos están "muy avanzados" y se prevé presentar los resultados "en el último trimestre del año".

Hasta que finalicen y se determinen los caudales ecológicos, será de aplicación el 10 por ciento del caudal medio anual, tal y como estipula el reglamento de la Ley de pesca fluvial de Galicia. Preguntado por lo que ocurrirá con los aprovechamientos que incumplan este principio, el conselleiro ha remarcado que será "de obligado cumplimiento".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento