Recuperan valioso Stradivarius en operación por tráfico mujeres
Reuters Reuters

En la operación contra esta compleja organización, que contaba con una amplia infraestructura en Rumanía y España y operaba en varios países de la Unión Europea, como Alemania, Suiza, Francia y Holanda, se han detenidos 11 rumanos y dos españoles, según el comunicado.

La Policía cree que los integrantes de la red compraban y vendían a las víctimas y controlaban autovías y algunas calles de ciudades españolas, alquilando estos espacios a los proxenetas, en función de la rentabilidad obtenida por las mujeres.

Los horarios de trabajo de las víctimas eran de unas diez horas diarias, todos los días de la semana.

Las mujeres llegaban acompañadas desde Rumanía y eran compradas por los proxenetas por un precio de entre 800 y 1.000 euros, con lo que contraían una deuda con la organización que no podían pagar.

En uno de los registros en el domicilio de uno de los detenidos se encontró el valioso Stradivarius, así como ordenadores portátiles, armas, joyas, 8,5 teléfonos móviles, dinero en efectivo y diversa documentación, entre otros efectos.

Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de marzo con la detención en Málaga y Castellón de 15 personas, integrantes de un grupo delictivo organizado, y de 46 por estancia ilegal. Varios miembros de la red lograron huir y se establecieron en la localidad barcelonesa de Castelldefels.

En Cataluña se pudo determinar que estos individuos formaban parte de una organización internacional. Además de delitos de explotación, inmigración ilegal y prostitución de mujeres, se les van a atribuir otros de falsedad documental, lesiones, amenazas y delitos contra la propiedad.

Los proxenetas transmitían las ganancias a su jefe, Catalín, internado en la prisión salmantina de Topas, que marcaba las directrices del 'negocio', organizando la llegada de nuevas mujeres y ordenando el ajuste de cuentas de las que ya estaban trabajando para la organización.