La falta de lluvia provocará el estrés hídrico de plantas, un mayor coste regadíos y perjudicará producción futura

De no caer un milagro este otoño, aseguran, las plantas van a quedar agotadas y se verán afectados todos los cultivos de secano
Campo de cultivo
Campo de cultivo
EUROPA PRESS

El secretario regional de Agricultura de COAG, Paco Gil, ha asegurado que las altas temperaturas y la falta de lluvias está afectando a los cultivos, y provocará, de seguir así, un estrés hídrico a todas las plantas y un mayor coste para los regadíos, y lo que es peor, alerta, perjudicará a las cosechas futuras.

La situación es "bastante" complicada, aunque, indicó, también es cierto que no ha afectado mucho en la calidad y no ha habido problemas de podredumbre en el caso de la uva y su recolección se está haciendo en buenas condiciones, pero "hay una reducción de cosecha motivado por tantos meses sin lluvia y las granizadas de mayo y junio", acentuó.

En declaraciones a Europa Press, Gil aseguró que las plantas están en estos momentos agotadas y ha alertado que de no llover pronto "quedarán en un estrés hídrico bastante complicado". Ahora mismo, informó, "la aceituna se está cayendo, quedándose muy pequeña y el olivar empieza a sufrir".

En un futuro, subrayó, "veremos como los cultivos poco a poco y con la falta de reservas, se verán afectados en las campañas posteriores" en la mayoría de los secanos. En cuanto a los regadíos, indicó, "los costes se están elevando al tener que mantener en una situación de reserva a la planta, y son unos gastos de recursos de agua que los agricultores tendrán que seguir realizando".

A su juicio, "esta sequía que estamos atravesando nos va a llevar a un estrés hídrico de todas las plantas y a un mayor coste en los regadíos, y a una situación de producción complicada para el año que viene".

"Como no caiga un milagro en otoño las plantas van a quedar agotadas y se verán afectados todos los cultivos de secano, viñedos, almendros, olivar y supondrá un mayor coste para los regadíos", insistió. En cuanto a la ganadería, Gil señaló que el sector va a sufrir ahora mismo un "varapalo", pues, "no hay nada de reserva" y tendrá un sobrecoste considerable.

Y es que, lamentó, "no tiene pinta ni de que vaya a llover" y la situación que se nos avecina "es más preocupante porque esta falta de agua ya está teniendo repercusión en esta cosecha, con la reducción de la misma" aunque, explicó, "ha sido de buena calidad porque no ha habido podredumbre y por la humedad del año anterior".

Pero, reiteró, "a estas alturas las plantas están agotadas y esto repercutirá en la próxima campaña como no ocurra un milagro pronto y llueva en cantidad, ya que hasta la profundidad de la tierra está totalmente seca".

De hecho, el olivar todavía no se ha recolectado y la aceituna se está arrugando y cayendo al suelo en la mayoría de plantaciones. Un cultivo que va a sufrir esta campaña y la que viene, aseguró el secretario regional de Agricultura de COAG.

Y las altas temperaturas, más la falta de lluvia, "está haciendo la enfermedad más grave", elevando a mayor rapidez la evaporación de la humedad, lo que conlleva a una sequedad del subsuelo y una situación de agonía para las plantas y sus raíces.

En resumen, señaló, "esta situación anómala, de pleno verano en otoño, supondrá una falta de recursos hídricos para las plantas, que empezarán a sufrir y decaer y perjudicará a las cosechas futuras". Si esto se alarga el problema será "grave", zanjó.

Pérdida de calidad

Por su parte, el secretario general de UPA Murcia, Marcos Alarcón, ha señalado, en declaraciones a Europa Press, que los mayores efectos de estas altas temperaturas y la falta de lluvia está afectando sobre todo a las hortalizas, a los cultivos que se han plantado entre agosto y septiembre.

Según su criterio, la falta de temperaturas más bajas y días nublados puede estar provocando una pérdida de calidad en la lechuga, ocasionar problemas para ser manipulada e incluso comercializada y en algunos productos como la acelga o el brócoli puede ocasionar un adelanto de la producción.

De tal manera, avanzó, se puede estar produciendo un agolpamiento de la producción que puede ser perjudicial también para la salida al mercado.

Con lo que respecta al resto de cultivos, añadió, no hay afección de momento, pero "de continuar podría favorecer la aparición de plagas" en frutales o cítricos.

En estos últimos, insistió el secretario general de UPA, puede ocasionar un incremento de la producción, un mayor tamaño de los limones, y de persistir podría, asimismo, favorecer la aparición de una plaga.

Tras lo que Marcos Alarcón ha mostrado su preocupación por la ausencia continuada de lluvias y porque aún no se haya producido un cambio de tendencia en las temperaturas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento