Un tribunal de China juzgará a una empresa de videojuegos por el suicidio de un adolescente

Un tribunal de Pekín juzgará a una empresa de entretenimiento por la muerte de un adolescente que se suicidó tras pasar 36 horas jugando a uno de los videojuegos que distribuye la firma, según publica el diario China Daily.
Los padres de Zhang Xiaoyi (el chico fallecido) consideran que la distribuidora Aomeisoft es responsable de la muerte de su hijo ya que no indicó que el juego
Warcraft III, es violento, por lo que piden una compensación de
12.500 dólares (9.698 euros).

Anteriormente denunciaron a la empresa estadounidense que fabrica el juego, la californiana Blizzard Entertainment, pero el tribunal de Tianjin ante el que presentaron la demanda archivó el caso.

El joven, de 13 años, saltó al vacío el 27 de diciembre de 2004 desde la ventana de su casa en Tianjin, en el piso 24, para seguir a sus héroes hasta "más allá de los mares", según una nota de suicidio que dejó.

Zhang había pasado 36 horas seguidas delante del ordenador de un local de juegos y los expertos que analizaron un diario suyo concluyeron que "Zhang había pasado demasiado tiempo con juegos poco sanos y era adicto a internet".

La muerte del adolescente ha conmovido a la sociedad china, cuyos expertos se plantean ahora los efectos nocivos que pueden tener los juegos adictivos para los menores de edad y piden un sistema de clasificación de juegos por edades, algo de lo que China carece.

Warcraft III "había sido calificado como "T" en Estados Unidos, lo que significa que no era adecuado para menores de 13 años. Pero nosotros no sabíamos nada de eso", alegaron los padres del adolescente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento