El diputado del PP, Vicente Martínez Pujalte, interviene hoy en uno de los salones del Congreso (Efe).
El diputado del PP, Vicente Martínez Pujalte, interviene hoy en uno de los salones del Congreso (Efe). Efe

El PP registró a última hora del jueves una proposición no de ley en la que exige la reprobación de Marín por su decisión de expulsar a Martínez Pujalte, una medida de la que no había precedentes en la democracia.

Según el grupo popular, el motivo de la expulsión fue por formular "algún comentario en voz alta", por lo que la decisión de Marín no se ajustó -añade el texto- a "los principios de legalidad y proporcionalidad" que ampara la Constitución.

El PP duda de que las llamadas al orden estuvieran justificadas en el Reglamento y añade que fueron desproporcionadas
Martínez Pujalte abandonó el salón de plenos después ser apercibido en tres ocasiones por el presidente de la Cámara Baja.


La primera de ellas, por pedir la dimisión de Alonso al hacer éste su entrada en el hemiciclo; la segunda, después de que dijera "señor ministro, que nos detienen" y, la última, cuando retó a llamar a la Policía.

El PP duda de que las llamadas al orden estuvieran justificadas en el Reglamento y añade que, aún estando motivadas, fueron desproporcionadas.

También se queja de que Marín no permitiera a Martínez Pujalte participar posteriormente en la votación de la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial y de la autorización del envío de nuevas tropas a Afganistán.

Al margen de la reprobación, el PP quiere que la Cámara exprese su "condena" por "la reiterada vulneración de los derechos de los grupos parlamentarios y de los diputados, en especial del grupo popular", así como de la Constitución y del Reglamento, por parte de Marín.

Expulsión sin precedentes en el Congreso

El pleno del Congreso fue escenario el jueves de una bronca sin precedentes, generada a partir del los gritos proferidos contra el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, por el diputado del PP Vicente Martínez Pujalte.

El presidente de la Cámara, Manuel Marín, expulsó entonces del hemiciclo a Martínez Pujalte, quien inició su sanción entre risas y bromeando con sus compañeros de escaño, que acudieron a saludarle y a palmearle la espalda. si le iba "a detener", en alusión a la condena a los policías que detuvieron a dos militantes del PP.

Pujalte no obedeció a la primera

Esto llevó a Marín a amonestar al diputado, primero en dos ocasiones y también por una tercera vez, medida que lleva aparejada su expulsión.

Abandona el pleno

Los populares lo ovacionaron y generaron una gran bronca, con pataleos y voces de "dimisión, dimisión"

En un principio, Martínez Pujalte permaneció en su escaño, pero cuando Marín le hizo notar las consecuencias reglamentarias que podía acarrear su actitud, optó -varios minutos después- por abandonar el pleno.

Sus compañeros de filas lo ovacionaron y después generaron una gran bronca, con pataleos y voces de "dimisión, dimisión", en cuanto el ministro pudo tomar la palabra.

Aplicación del Reglamento

Vicente Martínez Pujalte es el primer diputado que Manuel Marín expulsa en esta legislatura.

Esta medida fue justificada por el presidente ante la Cámara en cumplimiento del artículo 104 del Reglamento.

De hecho, este artículo estipula que el diputado que haya sido llamado al orden tres veces en una misma sesión, y advertido la segunda vez de las consecuencias de una tercera llamada, "le será retirada, en su caso, la palabra y el Presidente, sin debate, le podrá imponer la sanción de no asistir al resto de la sesión".

Zaplana acusó a Marín de actuar contra el Reglamento y de "provocar" al PP con la expulsión del diputado

Esposados en la Asamblea

Por otro lado, y coincidiendo con este suceso, parlamentarios del PP en la Asamblea de Madrid se pusieron en pie en el pleno, con los brazos extendidos y mostrando unas esposas que encadenaban sus muñecas, al tiempo que gritaban "!Alonso, dimisión!".

Mientras, la presidenta de la Cámara, Concepción Dancausa, les llamaba al orden de forma reiterada.

La protesta de los parlamentarios populares se produjo en el momento en el que el portavoz del PSOE, Rafael Simancas, se disponía a tomar la palabra para debatir con la presidenta regional, Esperanza Aguirre.

Tras unos minutos, los parlamentarios populares volvieron a sentarse y Simancas les pidió "respeto a la institución" de la Asamblea.

Entonces, los populares respondieron con abucheos y nuevas peticiones de dimisión del ministro José Antonio Alonso.

Parlamentarios del PP en la Asamblea de Madrid se esposaron para pedir la dimisión de Alonso

"No tiene usted ni idea, ni idea, de lo que nos ha costado a algunos que no tenemos apellidos aristocráticos llegar aquí, para que vengan ustedes a faltarnos al respeto, a faltar al respeto a esta institución, a mi grupo y a los ciudadanos!", le dijo Simancas a Aguirre.

Esto motivó los aplausos de los diputados socialistas y las muestras de rechazo de los del PP.

La nueva algarabía que se produjo en el hemiciclo fue otra vez sofocada por la presidenta Dancausa, tras lo cual prosiguió el debate.

NOTICIAS ANTERIORES