De la Vega ofrece un cóctel 'sólo para mujeres' para la primera ministra de Chile

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ofreció ayer a la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, un cóctel con mujeres representantes de la vida política, judicial, empresarial, cultural y social española para agradecerle su ejemplo en defensa de la igualdad entre sexos.
Recepción de De la Vega sólo para mujeres (Efe).
Recepción de De la Vega sólo para mujeres (Efe).
Efe

El embajador de Chile en España, Enrique Krauss, y la decena de hombres que formaban parte de la delegación chilena -entre ellos tres parlamentarios- fueron la única representación masculina en esta reunión, organizada en el Palacio de El Pardo con motivo de la visita oficial de Bachelet a España y a la que fueron invitadas unas 200 mujeres.

De pie, con el plato en la mano

El acto, anunciado como una cena, consistió en una recepción en la que los invitados no se sentaron a una mesa, sino que compartieron de pie los platos, la bebida y la conversación, tras un intercambio de saludos entre Fernández de la Vega y Bachelet al que precedió, a su vez, una breve actuación musical.

Víctor Jara suena en la residencia de Franco

En ella, la cantante María José Cordero y el guitarrista Juanjo Collado interpretaron cinco conocidas canciones, popularizadas por el chileno Víctor Jara (Te recuerdo, Amanda), la argentina Mercedes Sosa (Gracias a la vida) y los españoles Paco Ibáñez (Palabras para Julia) y Amancio Prada (Jaula en el pecho y Libre te quiero).

Ministras y 'modistas'

Entre las numerosas asistentes, figuraban cuatro ministras (Carmen Calvo, Elena Espinosa, Cristina Narbona y María Antonia Trujillo) y varias secretarias de Estado y altas funcionarias del Gobierno, junto a la presidenta del Tribunal Constitucional, Emilia Casas, magistradas de esta institución y del Supremo y numerosas diputadas y senadoras.

No asistieron los dos únicos parla-

mentarios masculinos invitados (en su condición de portavoces en la Comisión Mixta de Derechos de la Mujer) y tampoco lo hicieron las parlamentarias del PP y ex ministras Ana Palacio y Celia Villalobos, ni la presidenta de la Asamblea de Madrid, Concepción Dancausa, aunque sí la presidenta del Gobierno autonómico madrileño, Esperanza Aguirre.

Entre las mujeres que respondieron positivamente a la invitación se encontraban también la vicepresidenta de Cantabria, Dolores Gorostiza, varias dirigentes sindicales de CCOO, UGT y la UPA, la vicerrectora de la Universidad Complutense, la directora de la Biblioteca Nacional, Rosa Regás, y la presidenta de la Comisión Nacional de la Energía, Maite Costa.

También acudieron a la convocatoria representantes del mundo de la moda, como Agatha Ruiz de la Prada, y conocidas periodistas de varios periódicos y cadenas de televisión.

En su intervención, Fernández de la Vega explicó que, con este acto, las mujeres españolas querían agradecer a Bachelet "el ejemplo y la valentía que significa" su condición de primera mujer al frente de la presidencia chilena.

"Gracias, porque no son tantos los espejos en que podemos mirarnos para aprender a ser; y esos pocos espejos con frecuencia están empañados, oscurecidos por circunstancias que no elegimos", hasta el punto "de hacernos dudar de nosotras mismas" y "hacernos creer que el rostro que los demás dibujan de cada una de nosotras es el único posible", reflexionó la vicepresidenta del Ejecutivo.

Las mujeres no somos un colectivo, pero debemos trabajar juntas
"Las mujeres no somos un colectivo, pero debemos trabajar juntas" para "hacer de la utopía realidad", añadió Fernández de la Vega, antes de precisar: "nuestro trabajo no se teje nunca sobre la exclusión o el sectarismo; trabajamos para conseguir la igualdad (con los hombres), no para alejarlos de nuestras vidas, nuestros trabajos y nuestras familias".

En este punto, subrayó que las mujeres están acostumbradas "a pensar alternativas, con tesón", y a "solventar todos los obstáculos con "paciencia y convencimiento, solidaridad y esperanza".

En este contexto, Fernández de la Vega recalcó que la apuesta del Gobierno español por la paridad es "un gesto moral que configura un espacio de justicia, sin marcha atrás", y aseguró que el encuentro de esta noche era una prueba de que "las cosas están cambiando en ese camino hacia la igualdad", por lo que, según concluyó, "los sueños de las mujeres están al alcance de su mano".

Bachelet agradeció los elogios, expuso en tono distendido cómo su propia experiencia le ha demostrado que se exige mucho más a las mujeres que a los hombres en la vida profesional, familiar y política y destacó entre las cualidades de la mujer su capacidad para adoptar decisiones "con el corazón y con la cabeza", haciendo compatibles "el afecto y la razón".

"No es que seamos mejores, es que tenemos condiciones que son muy buenas para el trabajo", argumentó la presidenta chilena, que no quiso concluir sus palabras sin recordar que ella trabaja para contribuir al bienestar y a la felicidad tanto de las mujeres como de los hombres de Chile.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento