Cambian las clases por acciones solidarias

Los alumnos de Educación y Trabajo Social organizan un mercadillo benéfico.
Los alumnos disfrutan del concierto, ayer en el Campus.
Los alumnos disfrutan del concierto, ayer en el Campus.
Pablo Elías
A las 10 h de la mañana las aulas se quedaron vacías para dar vida a acciones solidarias. En la haima saharaui no pararon de hacer tatuajes con henna y rastas a cambio de la voluntad. Los pasillos se convirtieron en un mercado de comercio justo y objetos donados por los propios estudiantes. «Lo más cotizado ha sido una sartén con forma de corazón, hasta querían pujar, pero la hemos vendido por dos euros», asegura una de las voluntarias, Irene Guzmán.

Talleres de magia, de reparación de bicicletas o aulas de risoterapia, conciertos, documentales, charlas y bocadillos solidarios. No se trata sólo de conseguir dinero para causas justas sino de expresarse y demostrar que se pueden transmitir ideas de una forma diferente. Todo lo recaudado en la jornada de ayer, unos 800 euros, se destinará a un único proyecto que los alumnos pueden votar de entre cuatro propuestas.

Cuatro proyectos a elegir

Adsis: Programa de prevención juvenil para chavales de 7 a 17 años en La Rondilla.

Asamblea ciclista: Programa en colaboración con la UVa para alquilar bicicletas y fomentar el transporte limpio.

OJE: Para el proyecto Ladrillo a ladrillo de ayuda al pueblo saharaui.

Cáritas: Programa para personas sin techo en Valladolid.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento