La ciudad, entre andamios

Cada vez más: Las reformas promovidas por la I TE y la rehabilitación de los cascos históricos de las poblaciones han convertido estas estructuras en un elemento más del conjunto urbano.
Un paisaje cada vez más habitual en las grandes ciudades.
Un paisaje cada vez más habitual en las grandes ciudades.
Archivo
Se han convertido en un elemento más de la ciudad, casi en una parte de su mobiliario urbano.  

Se trata de los andamios, presentes en casi todas las calles del centro gracias a las reformas promovidas en los últimos años por la inspección técnica de edificios (ITE), y a las iniciativas municipales de rehabilitación de los cascos históricos.

A tener en cuenta

Para poder montar un andamiaje, lo primero es tener que realizar una obra, que necesitará la correspondiente licencia del ayuntamiento. Si se concede, un técnico será el encargado de elaborar un plan de instalación de la estructura y de garantizar su estabilidad, haciendo un estudio de las características del inmueble y del terreno sobre el que se apoyará el andamiaje.

Su precio dependerá del tipo de andamio, del grado de dificultad de instalación, de la duración de la obra, de los metros necesarios y de las características de la fachada; y suele estar en torno a los 50 euros por metro cuadrado, en caso de venta, y a los ocho si se trata de un alquiler.

Una vez instalado, el andamio será revisado cada quince días por inspectores municipales, que vigilarán su estado y el cumplimiento de las medidas de  seguridad.

Estructuras seguras

Aunque las normativas en materia de seguridad varían de una comunidad autónoma a otra, sí existe una serie de medidas mínimas comunes a todas. Entre ellas, que las plataformas de los andamios tengan 60 centímetros de ancho mínimo, que estén equipadas con barandillas a una altura de 90 centímetros o que el acceso entre los pisos se realice mediante escaleras.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento