Angelos Venizelos
El ministro de Finanzas heleno, Angelos Venizelos, en el Parlamento de Grecia. EFE/MARIA MAROGIANNI

El ministro griego de Finanzas, Evangelos Venizelos, ha afirmado este martes que Grecia cuenta con fondos hasta mediados de noviembre para cubrir sus obligaciones, pero puede tener dificultades en cumplir con sus nuevos objetivos de reducción del déficit.

Tras reconocer el domingo que no podrían cerrar el déficit en el 7,6% del PIB en 2011, la troika- el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la Unión Europea (UE)- marcó al país un nuevo objetivo del 8,5%. En Atenas, al volver de la reunión del Eurogrupo en Luxemburgo, Venizolos ha advertido que Grecia puede tener un "problema para alcanzar" este nueva cifra de déficit.

Venizelos ha dejado abierto que "se aumente incluso el déficit al 9% del PIB en 2011", pero ha puntualizado que "incluso, si algo no funciona, el agujero está previsto que pueda ser cubierto en 2012". "Está en manos del Estado y de los ciudadanos lograr ese objetivo", ha asegurado el también viceprimer ministro.

8.000 millones que no llegan

El 12 de septiembre, Atenas advirtió que sin los 8.000 millones de euros del sexto tramo de ayuda externa no podría pagar nóminas ni pensiones después de octubre.

Está en manos de los ciudadanos y el Estado lograr bajar el déficitEste tramo, que estaba previsto que se aprobará en la reunión del lunes, sigue en espera. Su liberación se ha retrasado debido a que el informe de los supervisores de la troika sobre el impacto de las reformas aplicadas por Grecia no estaba listo.

El presidente del Eurogrupo, Jean-Cleadu Junker, avisó el lunes que lo más probable es que tampoco esté listo para el 13 de octubre, siguiente fecha en el calendario de las reuniones de los ministros de Finanzas de Europa.

De momento, el ministro ha precisado que Grecia no tiene "ningún problema (de liquidez) hasta mitad de noviembre".

Venizelos ha subrayado que "Grecia es y continuará siendo siempre un miembro de la zona del euro" y que no ha habido "ninguna conversación sobre una suspensión de pagos".