El Círculo Polar Ártico también tiene su propio agujero de ozono

  • Los científicos, preocupados por las dimensiones del agujero del Ártico.
  • La revista 'Nature' culpa a un invierno estratosférico frío.
  • A 20 km de altura el 80% de la capa de ozono habría desaparecido.
  • Los niveles del hielo en el Ártico han alcanzado su segundo mínimo histórico.
Fotografía de satélite del agujero de la capa de ozono, en la Antártida.
Fotografía de satélite del agujero de la capa de ozono, en la Antártida.
ARCHIVO

La pérdida de ozono en el Círculo Polar Ártico ha sido tan grave que, por primera vez, puede hablarse de un "agujero de ozono", como el que hay en el Círculo Polar Antártico, según un artículo científico publicado en la revista Nature.

El agujero, de un tamaño equivalente a cinco veces la superficie de Alemania, inquieta a los científicos. Por primera vez, la pérdida es comparable en tamaño a los agujeros de este gas que se registran en la Antártida. A unos 20 kilómetros por encima del suelo el 80% de la capa de ozono se ha perdido, dicen los expertos.

La causa parece ser el frío estratosférico. En condiciones de frío, los productos químicos de cloro que destruyen el ozono son más activos, según la revista.

Los primeros datos sobre la magnitud de la destrucción de ozono del Ártico fueron expuestos en abril. Entonces se dijo que el motivo de esta degradación era un invierno estratosférico muy frío y persistente que ha conducido a una destrucción del ozono importante. Sin embargo, el artículo de Nature analiza más en profundidad los datos.

Los productos químicos que destruyen el ozono se originan en sustancias tales como los clorofluorocarbonos (CFC), que entró en uso a finales del siglo pasado en aparatos tales como refrigeradores y extintores de incendios. Sus efectos destructivos se documentaron por primera vez en la Antártida, que ahora sufre la pérdida grave del ozono en cada uno de sus inviernos.

El hielo cae en el Ártico

Los niveles de hielo en el Ártico cayeron hasta alcanzar su segundo mínimo histórico en septiembre, con una superficie de 4,33 millones de kilómetros cuadrados, una cifra próxima al nivel más bajo nunca alcanzado, de 2007.

Así lo explicó este jueves en un comunicado la NASA, que obtuvo vía satélite unos datos que responden a un verano de temperaturas más altas de lo habitual, pero en el que no llegaron a registrarse las condiciones meteorológicas inusuales que contribuyeron a la gran caída en los niveles de hielo en 2007.

La capa de hielo del Ártico crece cada invierno, disminuye en el verano, y alcanza sus mínimos anuales en el mes de septiembre.

La media durante el mes de septiembre fue de 4,61 millones de kilómetros cuadrados.

Estos datos se enmarcan en la tendencia de los últimos 30 años, en los que la superficie de la capa de hielo del Ártico ha disminuido debido, según los científicos, a las temperaturas más altas que ha traído consigo el cambio climático.

Los niveles de hielo del Ártico han descendido un 12% cada década desde 1979.

Los modelos de los científicos han señalado que el Ártico podría perder casi toda su capa de hielo del verano hacia 2100, pero en los últimos años la disminución tanto de su superficie como de su grosor ha avanzado más rápido de lo que estos modelos predijeron.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento