El PP pide a gritos la dimisión del ministro Alonso por la detención de dos miembros del partido

Los diputados del PP provocaron el miércoles una bronca en el pleno del Congreso, al pedir a voces, acompañados de golpes y pataleos, la dimisión del ministro de Defensa, José Antonio Alonso, ausente en la sala, por la condena a los policías que detuvieron a militantes del PP.
Rajoy, Zaplana y Acebes en la sesión de control al Gobierno. (Efe)
Rajoy, Zaplana y Acebes en la sesión de control al Gobierno. (Efe)
EFE/Paco Campos

El ambiente en el hemiciclo se caldeó desde antes del comienzo de la sesión de control, cuando el presidente del Gobierno esperaba en su escaño a contestar a la primera pregunta de la tarde, a cargo del portavoz de CC-NC, Paulino Rivero.

Al Parlamento no se viene a patear
"¡Dimisión!" y "¡Alonso dimisión!" eran las voces que se pudieron escuchar antes de que el presidente del Congreso, Manuel Marín, concediera la palabra a Paulino Rivero, y que se repitieron en varias ocasiones mientras Zapatero contestaba las preguntas parlamentarias.

"Al Parlamento no se viene a patear", llegó a manifestar a la Cámara Marín para tratar de frenar las protestas de los diputados del grupo popular, de los que Vicente Martínez Pujalte fue amonestado en una ocasión por el presidente del Congreso.

Aunque ninguna de las tres preguntas a las que respondió Zapatero tenía relación con el asunto de la condena por la detención ilegal, el asunto entró en la sesión gracias al líder de este partido, Mariano Rajoy, quien lo sacó a colación al concluir su pregunta sobre las nacionalizaciones en Bolivia.

Al calificar de "letal para España" la política exterior del Gobierno, Rajoy aprovechó para señalar que ocurre "algo parecido" con la "bochornosa detención por primera vez en la historia, condenado por tribunales, de dos militantes de un partido".

Una vez respondida su pregunta sobre Bolivia, el presidente del Gobierno utilizó también los últimos segundos de su intervención para replicarle: "Ya hablaremos de dimisiones, pero a ver si tienen memoria para recordar, porque ustedes no practicaron ni una".

Ambas referencias fueron acogidas por populares y socialistas con fuertes ovaciones en respaldo a cada una de sus posiciones.

Los pataleos y las voces en demanda de la dimisión de Alonso, que era ministro del Interior cuando los militantes del PP fueron detenidos, obligaron a Manuel Marín a parar varias veces el cronómetro que regula los tiempos de cada compareciente y a lamentar una situación que dificultaba la sesión.

Bolivia

El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, garantizó hoy al líder del PP, Mariano Rajoy, que el Ejecutivo va a ser firme en la defensa de los intereses de España en Bolivia.

Además, aseguró que las empresas españolas en Latinoamérica nunca han recibido tanto apoyo gubernamental como ahora.

Zapatero respondió así en la sesión de control al Gobierno del pleno del Congreso a una pregunta de Rajoy sobre las inversiones españolas en Bolivia tras la nacionalización de los hidrocarburos decretada por el presidente de ese país, Evo Morales.

De igual modo, el presidente señaló que la diferencia entre los populares y su Gobierno es que el Ejecutivo popular "intentaba agradar a los fuertes" mientras que el socialista va a continuar con los acuerdos de cooperación con países con problemas eocnómicos, como Bolivia.

Asimismo, reiteró su disconformidad y su preocupación por la decisión de Evo Morales y recordó que una delegación del Gobierno viajó a Bolivia para abrir un proceso de diálogo en defensa de las empresas españolas.

Rajoy

Por su parte, Rajoy calificó de "errática, débil y sectaria" la política exterior del Gobierno y y dijo que nadie de la Unión Europea entiende su posición respecto de Cuba "ni sus tratos con Chávez y Morales".

Por todo ello, acusó a Zapatero de estar generando "excesiva inseguridad jurídica" y lesionando los intereses de las empresas.

  • Mira el vídeo:

                  NOTICIAS ANTERIORES

Mostrar comentarios

Códigos Descuento