En libertad la mayoría de los 700 arrestados del movimiento 'Occupy Wall Street'

  • La mayoría de los detenidos ya han quedado en libertad con cargos.
  • Varios miles de personas han realizado una marcha por el puente de Brooklyn.
  • El movimiento 'Occupy Wall Street' se extiende a otras ciudades y llega a Washington.
  • Piden responsabilidades de los políticos por todo el dinero de los ciudadanos destinado a salvar a los bancos.
  • Un sector de los demócratas que simpatiza con las protestas espera aumentar la presión para que Obama cumpla algunas de sus promesas.
Detenidos durante la marcha del movimiento 'Occupy Wall Street' en Nueva York.
Detenidos durante la marcha del movimiento 'Occupy Wall Street' en Nueva York.
REUTERS

El último balance de detenidos durante el transcurso de la marcha del movimiento 'Occupy Wall Street' por el puente de Brooklyn superó los 700 arrestados por la Policía neoyorquina, que ya ha reanudado el tráfico en este enclave. Además, tras esta manifestación, ciudades como Boston, Chicago y San Francisco han sido escenario de protestas similares.

Un portavoz policial ha confirmado que se han tramitado "más de 700 citaciones y órdenes de comparecencia" ante las autoridades "en relación con la manifestación en el puente de Brooklyn a última hora de esta tarde (madrugada del domingo hora peninsular española) después de las múltiples advertencias realizadas por la Policía".

"Algunos han cumplido las órdenes" de no invadir la calzada, pero otros han optado por desobedecer las órdenes policiales y "han sido arrestados", ha reiterado el portavoz. La segunda semana consecutiva de protestas ha concluido con una "marcha solidaria" que ha sido secundada por varios miles de personas, entre ellas, representantes y miembros del Sindicato Local de Transportistas y de la Unión Federal de Profesores. Entre ambos suman un total de 38.000 miembros. Su participación puede llegar a ser muy importante, ya que, además de ayudar en la difusión de las convocatorias, podrían llegar a proveer de apoyo financiero al movimiento.

En libertad con cargos

La mayor parte de los 700 detenidos que protagonizaron una manifestación en el puente de Brooklyn ya han quedado en libertad, según ha informado un portavoz policial. Además, la misma fuente que también señaló que la mayoría de los arrestados "han recibido citaciones judiciales para que se presenten ante una corte penal de Manhattan".

En las citaciones entregadas a los detenidos se les imputa los cargos de escándalo público y obstaculización del tráfico rodado, dijeron las fuentes, que precisaron que "tendrán que comparecer ante un juez en un máximo de treinta días".

Evolución de la marcha

La coordinadora de medios del movimiento, Jesse Myerson, ha explicado que "los policías solo miraban y no hacían nada". "De hecho, parecía que nos guiaban hacia la carretera" y no hacia las aceras, ha añadido. Los efectivos de seguridad han bloqueado los accesos al puente de Brooklyn, el enclave fijado como fin de la marcha, lo que ha provocado que una gran multitud de personas se haya agolpado a ambos lados del puente y que el tráfico permaneciera cortado desde las 16.30 hora local (22.30 hora peninsular española). Según el diario estadounidense The New York Times, unas 1.500 personas han llegado a concentrarse en las inmediaciones del puente de Brooklyn.

Durante el transcurso de la manifestación, que ha partido desde el parque Zuccotti donde muchos de los activistas permanecen acampados, los asistentes a la protesta han formado una hilera humana escoltada por agentes en motos.

Según varios testigos presenciales, una veintena de manifestantes ha empezado a clamar "tomemos el puente" cuando la marcha comenzaba a atravesar la plataforma. Estos habrían sido alertados por los agentes supervisores de que, si continuaban bloqueando el tráfico, podrían ser detenidos.

En un momento dado, han precisado, varios grupos de policías han rodeado a una parte de la manifestación. Algunos de los activistas han tratado de salir del cordón policial y ha sido entonces cuando algunos agentes han esposado a los manifestantes.

Los detenidos han sido llevados en tres autobuses que, de forma inmediata, les ha trasladado a la comisaría policial de Central Booking. Además, algunos asistentes a la manifestación han asegurado que algunos de los arrestados han sido golpeados por los policías.

Hacia Washington

Un grupo de activistas se ha congregado este sábado en Washington para llevar a la capital de Estados Unidos las protestas contra Wall Street que comenzaron en Nueva York y se han extendido a otras ciudades.

"Pedimos el arresto de (el presidente de la Reserva Federal) Ben Bernanke, por todo el dinero de los ciudadanos que se ha usado para salvar a los bancos", dijo a Efe un activista que se identificó sólo como AmonopNDC.

Las manifestaciones ponen de manifiesto la impaciencia creciente de grupos que son cruciales para la reelección del presidente Barack Obama: los jóvenes, las minorías, los sindicatos y las mujeres.

Este viernes la policía en Massachusetts arrestó a más de una veintena de personas entre unos 3.000 manifestantes que ocuparon brevemente las oficinas en Boston del Bank of America, el mayor banco del país.

Los manifestantes declararon su solidaridad con los cientos de personas que desde hace semanas han ocupado un parque en Manhattan con quejas diversas contra los bancos y el sistema político que los ha socorrido tras sus malas inversiones.

En San Francisco cientos de personas, también solidarizándose con el movimiento Occupy Wall Street se manifestaron frente a las oficinas de una sucursal de Chase Bank, en Market Street. La policía arrestó a seis de los manifestantes.

Rachel LaForest, directora ejecutiva de la Alianza Derecho a la Ciudad, que realiza su convención nacional en Boston, explicó que las marchas protestan contra la avaricia y la usura de los bancos, y el aumento de las ejecuciones hipotecarias en las ciudades.

El presidente de la central sindical estadounidense AFL-CIO, Richard Trumka, sostuvo que "Wall Street está fuera de control y, a veces, el único recurso que queda es salir a la calle y llamar la atención sobre los problemas reales".

Trumka estará la semana próxima en Washington junto con miembros demócratas del Congreso y dirigentes de otros grupos que se definen como "progresistas", y especulan con la idea de American Dream, una presión desde la izquierda para que el presidente Obama cumpla algunas de sus promesas.

American Dream es una amplia alianza de movimientos "progresistas" que pretenden contrarrestar al movimiento ciudadano y conservador Tea Party.

Los activistas, entre los cuales se cuenta Robert Reich, quien fue secretario de Trabajo en el gobierno de Bill Clinton, discutirán durante tres días la estrategia de "la izquierda" para las elecciones de 2012.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento