Una mujer de Arabia Saudí
Una mujer saudí ataviada con un niqab. ARCHIVO

Arabia Saudí celebró este jueves las segundas elecciones de su historia para elegir a los Consejos Municipales, con una baja afluencia de electores y sin la participación de las mujeres, que no podrán votar hasta dentro de cuatro años. Las autoridades saudíes señalaron que la jornada electoral se desarrolló sin incidentes, aunque hubo algunos observadores que renunciaron a efectuar su labor y denuncias de envío de mensajes para instar a votar a determinados candidatos.

La participación en estos comicios, en los que se habían inscrito como votantes menos de un millón y medio de hombres, lo que representa un 35% de la población con derecho a voto, fue desigual según las zonas. Mientras que los colegios electorales de las principales urbes no sufrieron aglomeraciones, la afluencia de votantes fue más intensa en las ciudades de tamaño medio.

La débil participación era previsible debido a la falta de confianza en las capacidades de decisión de los Consejos Municipales, que se encargan de dar recomendaciones y consejos sin ningún poder de censura o control en los asuntos internos del país, gobernado por una monarquía con poderes absolutos. Otros factores que han influido son la escasa proporción de habitantes con derecho a voto y la prohibición para las mujeres, marginadas históricamente en este país ultraconservador que impone la segregación de sexos en espacios públicos.

Aunque el pasado día 25 el rey saudí, Abdalá bin Abdelaziz, decidió permitir a las mujeres participar como votantes y candidatas en las elecciones municipales, esto no se aplicará hasta los próximos comicios de dentro de cuatro años. El ministro de Asuntos Locales y Aldeas saudí, príncipe Mansur bin Metaab, dijo a los periodistas que los comicios se desarrollaron de modo correcto.

Metaab recordó que en las primeras elecciones municipales, celebradas en el año 2005, se recurrió a la experiencia de EEUU, de países europeos y de la ONU, pero que en esta ocasión no fue necesario. "Las (elecciones) de ahora se efectuaron totalmente con manos saudíes ya que participaron más de 16.000 ciudadanos y personas capacitadas", aseguró durante una inspección al proceso electoral en la zona de Al Daraia, en las proximidades de Riad.

Nada hasta 2016


Asimismo, afirmó que su ministerio recibe las observaciones de los ciudadanos y los medios de información y expresó su esperanza en que esas "propuestas mejoren la labor de los Consejos Municipales". Aunque las autoridades inciden en que la jornada se desarrolló sin incidentes, se produjeron denuncias de envío de mensajes de texto a los móviles para instar a los votantes a elegir listas determinadas y a discriminar a otras por razones religiosas.

El miembro de la Comisión Electoral de Yeda, Abdelaziz Anhari, subrayó que "este tipo de prácticas está prohibido por las leyes saudíes" y adelantó que el comité de reclamaciones tratará ese asunto el próximo sábado. La ausencia de observadores internacionales fue justificada por el presidente de la Comisión Electoral, Abdelrrahman el Dahmesh, quien aseguró que se ha recurrido a profesionales independientes saudíes "para garantizar la transparencia y buena organización de esta operación".