Los Secretos
Los miembros de la banda Los Secretos, en una foto promocional de 2011. Warner

Son unos auténticos supervivientes. Con más de 30 años de carrera a sus espaldas, Los Secretos siguen facturando melodías de pop sensible con elementos del folk y sus características y nostálgicas letras. Ahora vuelven con En este mundo raro, un disco precedido por una grave lesión en la mano de Álvaro Urquijo que casi le cuesta su carrera musical.

¿Qué le pasó en la mano? ¿Se llevó un dedo cortando queso?
¡Ojalá! Así por lo menos habría comido queso (risas). Fue la cosa más tonta del mundo: me resbalé un día que había nevado y caí fatal. Se fue complicando y me acabó costando tres operaciones.

Lo importante no es vender, sino llegar a la gente¿Llegó a peligrar su faceta como guitarrista?
Sí, porque me dijeron que no quedaría muy bien. Pero al final ha habido suerte.

El álbum se mantiene fiel a su sonido. A estas alturas, los fans se sorprenderían si cambiaran de estilo radicalmente...
Hay grupos que están para eso, para cambiar de estilo e ir de moda en moda. Nos parece fenomenal, pero tiene que haber grupos, como nosotros, con nuestro propio estilo, para que sirvamos de referencia a los que empiezan.

La melancolía siempre está presente en su música. ¿Es la mejor arma para construir una canción que llegue al público?
Es un lenguaje en sí mismo. Pero no es algo intencionado. Nos sale solo. Las letras relacionadas con los sentimientos son universales: quien canta, su mal espanta.

Como veteranos que son, ¿cómo ven el panorama del pop en la actualidad?
La gallina de los huevos de oro que fue la música pop se ha agotado. Se ha abusado mucho de la palabra éxito en la música, de la autocomplacencia, del dinero fácil... Pero estamos convencidos de que vendrá otro momento bueno.

A estas alturas, ¿qué los motiva a seguir grabando discos y saliendo de gira?
Nos encanta lo que hacemos. Para nosotros lo importante no es vender discos, sino llegar a la gente. Y eso, afortunadamente, sigue pasando.

Biografía

Los Secretos se formaron en Madrid en 1980. En 1999 se enfrentaron a la trágica muerte de Enrique Urquijo, solista y autor de muchas de las letras junto con su hermano, Álvaro. Han publicado una docena de álbumes de estudio.