Mujeres en Arabia Saudí
Una mujer saudí conduciendo un coche. Archivo

El rey de Arabia Saudí, Abdalá bin Abdelaziz, ha indultado a la activista Shaima G., condenada este martes a diez latigazos por conducir, actividad prohibida para las mujeres en el reino.

La decisión fue difundida inicialmente a través de las redes sociales por un miembro de la extensa familia real wahabí, la princesa Amira Tawil, esposa del príncipe Al Walid bin Talal.

El anuncio de Tawil, quien expresó su felicidad por el gesto y agradeció al monarca su decisión, coincidió en el tiempo con la publicación de una carta rubricada por un grupo de activistas saudíes en la que se pedía el indulto para Shaima.

La princesa Tawil agradeció al monarca su decisiónEn la misiva, las firmantes instaban al monarca a "levantar la injusticia que ha recaído sobre Shaima y a adoptar una decisión que permita a la mujer saudí conducir su coche".

Shaima fue condenada el martes a diez latigazos por un tribunal de la ciudad de Yeda, el mismo día que otra mujer fue detenida y otra interrogada por la fiscalía también por conducir.

Estos hechos coinciden con el interrogatorio por parte de la Fiscalía de Yeda de Nashla Hariri, una conocida activista acusada también de conducir. La citación de Hariri se produjo después que apareciera en una cinta de vídeo, difundida por la televisión británica BBC, conduciendo un automóvil en una avenida de Yeda.

Hariri fue interrogada sobre su vinculación con la iniciativa "Mi derecho es mi dignidad", en la que participan decenas de mujeres y hombres saudíes que piden que las autoridades permitan a las damas conducir.

El domingo el Rey Adbulah dió un discurso en el que anunció reformas políticas que permitirán que las mujeres se postulen y voten en las elecciones municipales, pero no se refirió a la prohibición de conducir para las mujeres.