Los hackers fueron los padres de la informática y de Internet tal y como la conocemos. Y hoy día están contribuyendo a que la cosa siga en marcha. Pero como satélites en torno a ellos existen otros muchos tipos que no son hackers, aunque lo parezcan.

Pocos imaginan que la primera persona considerada como hacker por prácticamente toda la comunidad es una mujer. Se trata de Grace Hooper, conocida como La Almirante, ya que efectivamente tenía ese cargo en la Armada de los Estados Unidos. Su logro fue desarrollar el lenguaje de programación COBOL.

Éste es un excelente ejemplo de cómo los primeros hackers son en realidad los pioneros, los artífices de la informática e Internet. Fueron kackers los que comenzaron a experimentar con ARPAnet, los que levantaron Unix y Usenet... los que siguen haciendo que la cosa marche. Pero conviene saber distinguir el grano de la paja.

El resto de la parentela
No son hackers, ni mucho menos, pero mucha gente los confunde. Hablamos de los crackers, phreakers... Hay más muchas nomenclaturas, pero las más populares son: 

  • Crackers. Aquellos hackers que hacen uso de sus conocimientos para transgredir la ley en su propio provecho atentando contra los derechos o la propiedad de los demás, deberían ser llamados siempre crackers. No obstante hay pocos crackers realmente buenos, lo que abundan son los espabilados que controlan algo más que la media, se aprovechan de programas creados por otros para desbloquear claves de acceso y lindezas semejantes y poco más. Normalmente se trata de varones jóvenes e incluso adolescentes. Es un término que acuñaron los mismos hackers hace ya unos 20 años para distanciarse, pero no les ha salido del todo bien.
  • Lammers. Están más relacionados con los crackers que con los hackers. Son todos aquellos que se aprovechan de los recursos que ofrece la comunidad, como esos programitas destripaclaves que comentábamos más arriba, sin aportar nada a cambio. Muchos crackers son al principio lammers.
  • Phreaks o Phreakers. Expertos en los sistemas telefónicos y de telecomunicaciones. Su objetivo es conocer el funcionamientos y las debilidades de las redes. Son capaces, por ejemplo, de hacer llamadas gratis, lograr que alguien que detesta pague más, interrumpir el servicio en una zona determinada... no siempre es así, pero hay phreakers libertarios que consideran que las telecomunicaciones son un servicio de interés público como la educación y están en contra de que unas pocas compañías se lucren a costa de la sociedad. En un principio fue una actividad respetada por la comunidad hacker, pero cada vez lo es menos.
  • Newbie o wannabe. Se trata de un novato, alguien que quiere llegar a ser hacker y está camino de ello pero aún no lo es. En ocasiones wannabe también se emplea para describir a aquellos que quieren y no pueden, aunque el epíteto empleado para los farsantes es Bogus. No obstante, cualquiera de estos iniciados superan notablemente en conocimientos al usuario informático normal y corriente.
  • Sneakers. Son hackers contratados para romper los sistemas de seguridad por las empresas e instituciones con la intención de subsanar dichos errores. Hay compañías que incluso convocan concursos retando a los hackers a romper sus sistemas a cambio de importantes cantidades de dinero. Es la mejor manera de poner a prueba su seguridad.

Cómo llegar a ser un hacker
  Por una parte requiere mucho trabajo duro, invertir muchas horas ante la computadora. Por otro lado supone adentrarse en una comunidad y adoptar una actitud colaboradora y anti-autoritaria acorde con ella. Un buen hacker conoce bien varios lenguajes de programación. Los imprescindibles son Java, Python, C, C++, Perl y LISP. También hay que saber moverse muy bien por sistemas Unix y Linux, escribir HTML y poder manejarse en inglés.

VOLVER: al especial Internet en 20 días