Unicaja
Imagen de una sucursal de Unicaja ARCHIVO

La Asamblea General de Caja España-Caja Duero celebrada este lunes en sesión extraordinaria en León ha dado el visto bueno al proyecto de integración con Unicaja con un 95% de los votos a favor.

Este acuerdo se produce después de que los consejos de administración de las dos entidades aprobaran el protocolo de intenciones de integración el pasado día 14 de abril para, posteriormente, el día 7 se septiembre, dar luz verde a la propia integración. Asimismo, el pasado sábado día 24 Asamblea General de Unicaja dio el visto bueno a la unión con la Caja de Castilla y León. El presidente de Unicaja, Braulio Medel, ostentará  la condición de presidente ejecutivo y primer directivo del banco

El paso siguiente será, en su caso, la obtención de las autorizaciones administrativas pertinentes y el otorgamiento de la escritura de la operación. De forma simultánea, están previstos los trabajos internos de integración desde todas las vertientes operativas, según informó Caja España-Caja Duero.   

El contrato de integración entre Caja España-Duero y Unicaja recoge las líneas de actuación para el desarrollo de la integración de las dos entidades, que dará lugar a la creación de un grupo financiero consolidable.  

Entre estos aspectos figura la participación que las cajas tendrán en el grupo, y en particular, en el capital del banco a través del que se lleve a cabo el ejercicio indirecto de la actividad financiera. Dicha participación será del 70 por ciento para Unicaja y del 30 por para Caja España-Duero. Ambas entidades subsisten como cajas de ahorros a través de las cuales se seguirán desarrollando las respectivas obras sociales, que se nutrirán de los beneficios generados por la actividad financiera del banco.

El presidente de Unicaja, Braulio Medel, ostentará  la condición de presidente ejecutivo y primer directivo del banco y del grupo, mientras que el actual presidente de Caja España-Duero, Evaristo del Canto, ostentará la condición de vicepresidente ejecutivo y consejero delegado.  El nuevo grupo y, en particular, el banco, tendrá su sede social en Málaga. Sin perjuicio de ello, se mantendrán servicios operativos centrales que se corresponderán con las sedes operativas actuales de ambas entidades (Málaga, Ronda, León y Salamanca), así como en Madrid.

Seguirán con la Obra Social propia


La entidad que resulte de la integración de Caja España-Duero y Unicaja se constituirá como el tercer grupo de Cajas en España, con un volumen de activo total superior a 80.000 millones de euros, bajo el mantenimiento del modelo actual de cajas de ahorros generadoras de obra social. 

En este sentido, las dos cajas seguirán contando dentro de su perímetro de actuación con su Obra Social propia, que se nutrirá de los beneficios generados por la actividad financiera del banco. El nuevo grupo partirá de un volumen de negocio cercano a los 122.000 millones de euros, una red integrada por más de 1.700 oficinas y una plantilla superior a los 9.000 empleados.