Blaine
David Blaine sale de la esfera de cristal llena de agua mientras su entrenador de buceo, Kirk Krack, sostiene su cabeza. (EFE) EFE/Peter Foley

Extenuado por el esfuerzo y con espasmos musculares, Blaine emergió de su prisión acuática con la ayuda de sus asistentes tras siete minutos y ocho segundos de lucha contra el cronómetro en su intento de superar la marca, situada en ocho minutos y 58 segundos.

Sin embargo, Blaine, neoyorquino de 33 años, consiguió establecer un nuevo récord mundial de permanencia en una piscina de agua, con 177 horas, pero se quedó a casi dos minutos de mejorar la marca de buceo libre, disciplina también conocida como apnea.

Gracias, Nueva York. Gracias por el apoyo que me habéis dado

"Gracias, Nueva York. Gracias por el apoyo que me habéis dado", dijo el ilusionista con voz débil y respiración entrecortada a los miles de personas que se dieron cita para mostrarle su apoyo.

Falla en el récord de apnea

Ellos fueron testigos de cómo Blair se liberaba en esos siete minutos y ocho segundos de las cadenas de 70 kilos que lo sujetaban al fondo de la esfera.

"Ha sido una semana muy dura pero me habéis ayudado con vuestra presencia y vuestro espíritu", aseguró Blaine.

Prisión de agua

En los últimos siete días, el mago había permanecido sumergido en la estructura, similar a una gran pecera, donde dispuso de un sistema de respiración pero no tuvo acceso a alimentos.

Los aficionados no se cansaron de animar al mago durante los últimos siete minutos, que se hicieron eternos, pero se cumplieron los peores augurios que el propio Blaine había anunciado unas horas antes, cuando dijo que no se encontraba en buen estado físico.

Tras salir de la esfera, el mago antes fue trasladado en ambulancia desde el Lincon Center, donde realizó su reto, a un hospital de Manhattan, donde se le someterá a una revisión para comprobar su estado e iniciar la recuperación.

Ocho kilos menos

Durante la semana que ha pasado bajo el agua, el Hombre Burbuja, mote cariñoso con el que se referían a él los más pequeños de la ciudad, ha perdido entre 5 y 8 kilos, además de sufrir numerosas abrasiones en la piel.

NOTICIAS RELACIONADAS