El sindicato STEI-i ha asegurado que la decisión que ha tomado este viernes el Govern balear de no contratar interinos, tanto funcionarios como laborales, hasta diciembre de 2012 supone que los servicios públicos "caigan en la precariedad más absoluta", al tiempo que ha indicado que esta actuación está "en contradicción" con el discurso de investidura del presidente del Ejecutivo autonómico, José Ramón Bauzá, quien afirmó que en "ningún caso" los recortes presupuestarios afectarían a la educación, la sanidad y los servicios sociales básicos.

En un comunicado, STEI-i ha reprochado que esta medida supone que el Govern no sustituirá a ningún trabajador que, por varios motivos, deje de prestar servicios de manera temporal o definitiva. En concreto el sindicato hace referencia a que no se cubrirán las bajas laborales, los permisos por maternidad, las bajas médicas de larga duración, las jubilaciones, y las defunciones, entre otros.

Estas medidas son, según explica el sindicato educativo, "hazañas desde planteamientos neoliberales", que con el pretexto de la crisis económica, "no hacen más que recortar derechos sociales y laborales" y demuestra que el PP no quiere aplicar medidas fiscales progresivas, en concreto, el hecho de que paguen más impuestos los más ricos y las rentas del capital.

Así, el STEI-i rechaza "frontalmente" estas políticas y hace un llamamiento a la movilización y a la "máxima unidad de acción", tanto de las organizaciones sindicales como sociales, en defensa del Estado del Bienestar, "que se pretende desmantelar progresivamente comenzando por el hecho de ir privatizando servicios públicos".