La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha animado a todos los Ayuntamientos a "inundar" el despacho de la ministra de Economía, Elena Salgado, de cartas similares a la ella le envió la pasada semana para proponerle que suspenda su petición a los ayuntamientos y diputaciones de que devuelvan las cantidades exigidas por su participación en los ingresos del Estado (PIES) de 2008 y 2009, una llamada que han refrendado el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, y el presidente del PPCV, Alberto Fabra.

Así lo ha señalado en un acto celebrado en Valencia al que también han asistido el presidente del PP de la provincia, Alfonso Rus, y cerca de 300 alcaldes 'populares' de la Comunitat Valenciana, en el que ha reprochado a Salgado que "mintió" al presentar presupuestos con ingresos "hinchados" que conllevaron anticipos "hinchados y ficticios" para estas administraciones, y dos años después, cuando ya han gastado esos fondos, les exija que devuelvan una parte.

"Me gustaría que este grito que se lanza desde Valencia llegara al despacho de Salgado", ha señalado la primera edil, quien ha confiado en que la ministra reciba "muchas más" cartas similares a la suya "pidiendo la anulación o el aplazamiento" de esa devolución por un plazo de diez años.

Además, ha remarcado que "el problema es para todos igual, sean del PP, del PSOE, de CiU o de Esquerra Republicana". "Es igual, esa merma la tenemos todos y todos deberíamos quejarnos porque se están metiendo en nuestro presupuesto para mermarlo", ha defendido Barberá, quien ha insistido en que esta situación no es "culpa" de los alcaldes, que ni son "manirrotos" ni han "dilapidado" fondos.

La alcaldesa de Valencia también ha advertido de que los consistorios pueden "seguir haciendo esfuerzos" para ser austeros y recortar gastos, pero "nunca" podrán "neutralizar las consecuencias de esa bajada terrible de ingresos de la PIE". "Por mucho que nos ajustemos, no compensaremos esa disminución", ha sentenciado.

Barberá ha acusado asimismo al Ejecutivo estatal de "trasladar el efecto social de la crisis a los ayuntamientos y poner en riesgo la prestación de los servicios sociales" para culparles luego "de los posibles recortes si los hubiera, en lugar de asumir la responsabilidad de su error".

"no nos podemos conformar"

"No nos podemos conformar y juntos hemos de exigir soluciones, respeto y dignidad para el mundo local", ha dicho a los alcaldes Barberá, quien ha insistido en que "esto es culpa del Gobierno, que debe asumir su responsabilidad y no ahogar a los ayuntamientos" y ha asegurado que "Rajoy va a paliar este desaguisado" con medidas que les "permitan respirar un poco".

La alcaldesa ha remarcado que ese intento de "ahogar" a los consistorios "merece una acción conjunta" para "reivindicar el daño" que les están haciendo y exigir el "respeto" que merecen, dado que España "es un país de ayuntamientos", que son "motor del bienestar".

Tanto Barberá como González Pons han aludido al "alma de alcalde" que posee el presidente del PPCV, Alberto Fabra, —que dejó la Alcaldía de Castellón en julio para presidir la Generalitat—, a lo que éste ha agregado que Rus también la tiene, como alcalde de Xàtiva (Valencia), mientras que la primera edil de Valencia posee "alma de alcaldesa de España".

Al inicio de su intervención, ha mostrado su apoyo a la iniciativa liderada por Barberá y le ha asegurado que cuenta con adhesiones en otras lugares de España de alcaldes que quieren unirse a esa "marea popular que lleva un problema a las puertas de La Moncloa".

"frivolidad" por "jugar con los ayuntamientos"

Alberto Fabra ha criticado la "frivolidad" del Gobierno socialista por "jugar con los ayuntamientos" al reclamar lo que "se ha gastado para resolver los problemas de los ciudadanos" y le ha exigido "lealtad al Estado y corresponsabilidad" para que los consistorios puedan "ejercer su trabajo en las condiciones que en su día el Gobierno dijo" que podían hacerlo.

Ha valorado el "trabajo, el esfuerzo y el compromiso" mostrado por los alcaldes y ha defendido que "no hay alcaldes de primera o de segunda, sino personas comprometidas para resolver los problemas de sus vecinos", a lo que ha agregado que el Ejecutivo estatal no les puede "quitar el derecho de exigir" lo que es suyo y "lo que necesitan los ciudadanos y los dirigentes para tener municipios, provincias y comunidades cada vez mejores".

Así, ha aseverado que la Generalitat y los ayuntamientos de la Comunitat seguirán "de la mano, trabajando conjuntamente" a favor de los ciudadanos, frente a un Gobierno que pretende "jugar con las ilusiones, la confianza, el sentir municipalista y la capacidad de futuro".

Ante esa situación, ha apuntado que "la única solución es decir a Rubalcaba que su tiempo ya ha pasado, que es el corresponsable con el Gobierno que nos ha llevado a una situación límite".

Aplicar un iva reducido

Por su parte, Alfonso Rus ha propuesto que se aplique un IVA reducido a los ayuntamientos para "ir pagando la deuda que ha dejado el partido socialista" o que opte por aplazar la devolución diez años como ha planteado Barberá, pero empiece a descontar esas cantidades cuando los ayuntamientos y diputaciones tengan "más ingresos".

El presidente del PP provincial ha emplazado a los ayuntamientos a "tener imaginación, rigor y seriedad para hacer peticiones resolutivas en momentos complicados como éste", por considerar que "de lo contrario, será inviable poder mantener las prestaciones municipales", y ha recordado que abarcan competencias que no les "tocan", como las relativas a seguridad ciudadana o educación.

Consulta aquí más noticias de Valencia.