Loteria Navidad
Niñas de San Ildenfonso, cantando la lotería en 2010. EP

La salida a Bolsa del 30% del capital Loterías y Apuestas del Estado (LAE), aprobado este viernes por el Consejo de Ministros, es contemplada con máxima expectación por parte de los accionistas. En un mercado bursátil que proporciona más sustos y emociones que una montaña rusa, desembarca una sociedad que por volumen de negocio y capitalización se convertirá en uno de los 10 principales valores del IBEX-35.

Para Lorenzo Dávila, Jefe del Departamento de Investigación del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB) esta salida a Bolsa "es, a priori, muy interesante para los inversores y puede suponer un factor del estabilización del Ibex, en la medida de que no estará sujeto a riesgos de demanda como otros valores", en este sentido, este experto cree podría tener incluso un "comportamiento anticíclico".  En cualquier caso, todo dependerá finalmente de la valoración y la rentabilidad que se establezcan. Según Dávila, lo normal es que no tengan problemas para colocar todas las acciones que se pongan a la venta.

En cuanto a la posibilidad de que en el futuro el Estado saque a Bolsa un porcentaje mayor de la sociedad (puede sacar hasta el 49%, aunque ahora ha decidido sacar solo el 30%), este experto cree "que es posible", pero que ahora al Estado "le interesa hacer caja".

Estas son las claves de una llegada anticipada hace meses con la privatización parcial de esta sociedad estatal.

  • La operación de salida a bolda de la entidad podría suponerle al Estado unos ingresos de entre 7.000 y 8.000 millones de euros, aunque los fondos obtenidos no pueden ir a reducir el déficit público porque no se trata de un ingreso corriente y según la contabilidad nacional no se pueden dedicar estos ingresos a reducirlo.
  • El valor patrimonial de la sociedad se sitúa en unos 21.000 millones de euros, aunque no se han incluido algunos activos, como los nuevos juegos, el plan de internacionalización o la reducción de costes.
  • La intención de Loterías y Apuestas del Estado es distribuir al menos el 80% de sus beneficios netos en pagos mensuales de dividendos, una práctica nueva en España, que obedece a la periodicidad de los pago que Loterías efectuaba al Tesoro.
  • La rentabilidad de la acción se cree que estará entre el 7,5 y el 8%.
  • El 60% de las acciones que salgan a la venta se reservan para minorista (exclusivamente en España), el 40% restante para mayoristas españoles y extranjeros (fundamentalmente fondos de inversión).
  • El estreno bursátil podría tener lugar el 20 o 21 de octubre.
  • Los bancos que coordinarán la operación son Goldman Sachs, JP Morgan, UBS, Crédit Suisse, BBVA y Santander.
  • La LAE tuvo el año pasado unos beneficios proforma netos después de impuestos de 1.950 millones de euros. Antes de convertirse en Sociedad anónima, cuando era totalmente estatal y ejercía tanto de regulador como operador, y todo el dinero iba a la Administración, generaba unos beneficios de 3.000 millones de euros.
  • Durante 2010 LAE ingresó al Tesoro Público 2.938.551.812 euros, lo que convierte a la organización en uno de los mayores contribuidores a los Presupuestos Generales del Estado, según reza la memoria de 2010 de la LAE.
  • Loterías y Apuestas del Estado tiene 250 años de antigüedad.

Una vez obtenido el visto bueno del Consejo de Ministros, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) deberá aprobar el folleto de la emisión a finales de la semana que viene, en el que se fijarán todas las condiciones y el precio mínimo y máximo de cada acción, lo que permitiría a Loterías abrir los libros y comenzar con el road-show o gira para buscar a los posibles inversores antes del 3 de octubre. Una vez finalizado el periodo de petición de acciones, y dependiendo de la oferta y la demanda, se fija el precio definitivo y se distribuyen las acciones.