CERN
Imagen del centro CERN de Ginebra. EP

Nuevas investigaciones y mediciones independientes deben corroborar o descartar la existencia de partículas elementales -llamadas "neutrinos"- capaces de viajar a una velocidad superior a la de la luz, afirmó este viernes el Centro Europeo de Investigación Nuclear (CERN).

El laboratorio de física más importante del mundo pidió prudencia con la divulgación de los resultados de un experimento en el que participa y según los cuales los neutrinos irían a una velocidad 20 partes por millón por encima de la velocidad de la luz, considerada como el límite de la velocidad cósmica. "Dadas las potenciales consecuencias de tal resultado, se requieren mediciones independientes antes de refutarlo o establecerlo de manera firme", señaló la institución mediante un comunicado.

El director general del CERN, Rolf Heuer, ha abogado por la "prudencia" mientras se comprueban las "posibles soluciones" que expliquen la velocidad de los neutrinos. "No hay que pensar que Albert Einstein estaba equivocado, en absoluto". Según el físico alemán, es "muy difícil" hacer una "interpretación" de este descubrimiento, ya que "hay que comprobar si es cierto o no a través de un experimento diferente".

Los neutrinos irían a una velocidad 20 partes por millón por encima de la velocidad de la luz El descubrimiento se realizó en el marco del experimento OPERA, que observa un haz de neutrino enviado desde el CERN -en la frontera de Suiza y Francia- al laboratorio de Gran Sasso, en Italia, que se encuentran a 730 kilómetros de distancia el uno del otro. El resultado se basó concretamente en la observación de 15.000 neutrinos.

El CERN recordó que la posibilidad de que el neutrino sea más rápido que la luz "no concuerda con las leyes de la naturaleza" que son consideradas actualmente como ciertas, pero, al mismo tiempo, reconoció que es así como la ciencia avanza, "derribando las paradigmas establecidos".

Esta es la razón, agregó, por la que se han realizado muchas investigaciones de probables "desviaciones" de la teoría de la relatividad de Einstein, que justamente se sustenta en que nada es más veloz que la luz.

Sin embargo, a pesar de los intentos, hasta ahora no se había encontrado "ninguna evidencia" que pusiera en cuestión la teoría del considerado padre de la física moderna.

Explicaciones mundanas

"Las fuertes limitaciones que emergen de estas observaciones hacen que sea improbable interpretar las medidas del (experimento) OPERA como una modificación de la teoría de Einstein", recalca el CERN, que insiste en la necesidad de "buscar nuevas medidas independientes".

"Después de varios meses de estudios y de cruzar informaciones, no hemos encontrado ningún efecto instrumental que pudiese explicar el resultado de la medida" descubierta, indicó el portavoz de OPERA, Antonio Ereditato, citado en el comunicado.

No concuerda con las leyes de la naturaleza Por su parte, el director de investigación del CERN, Sergio Bertolucci, reconoció que si el descubrimiento se confirma como cierto, "cambiaría nuestra perspectiva de la física, pero necesitamos estar seguros de que no hay otras explicaciones más mundanas".

OPERA se inauguró en 2006 con el objetivo principal de estudiar las raras transformaciones (oscilaciones) entre dos tipos de neutrinos. Todas estas informaciones científicas serán presentadas en el CERN en una conferencia científica.